¡Comparte en tus redes!

Cómo hablar de la muerte con tus hijos

muerteLa muerte es lo único que tenemos seguro en la vida. No importa el género, nacionalidad, profesión y situación económica, algún día, todos moriremos y tendremos que lidiar con el fallecimiento de algún ser querido.

Sin embargo, el hecho de que sea inminente y universal, no hace que entender la muerte sea sencillo. De hecho, los niños suelen tener problemas para comprender que su mascota, el abuelo o algún amigo dejaron de vivir.

¿Recuerdas cuál fue tu primer acercamiento con la muerte? Algunos padres cometen el error de no hablar del tema, y mantener a los niños alejados de los funerales. Según ellos, es su manera de protegerlos y evitarles sufrimiento, pero es imposible tapar el Sol con un dedo.

Por mucho que intentes que tus hijos no lidien con la muerte, debes estar consciente de que ésta está presente en la televisión, videojuegos, películas y demás medios a los que están expuestos los pequeños. Si no hablas con ellos, están abriendo la puerta a que se formen ideas equivocadas o presenten traumas que afecten su desarrollo.

Definitivamente, la muerte es uno de los temas más difíciles e incómodos de abordar, sobre todo porque las explicaciones que damos están influenciadas por nuestras propias experiencias, creencias, sentimientos y circunstancias. Así, lo que tú entiendes por morir no es lo mismo que cree tu vecino o tu mejor amigo.

Por ello, el doctor Earl A. Grollman, autor del libro Explaining Death to Children, asegura que la mejor forma de explicar la muerte es usando términos sencillos y apegados a la realidad. Usar expresiones como “el descanso eterno” puede confundirlos y crear ideas equivocadas. Siempre será mejor apegarse a los hechos tangibles, como “ya no respira”, “no come”, “no habla” y “no siente”.

Al momento de explicarle a los pequeños que todos moriremos algún día, debes:

  • Escuchar, comprender y respetar sus sentimientos.
  • Dar explicaciones sinceras, con sentimientos, breves y fáciles de entender.
  • Dar respuestas en un lenguaje sencillo y adecuado para la edad del niño.
  • Observar si el niño entendió la explicación y no dejarlo con dudas.

Lo más importante es que te muestres dispuesto a compartir tus sentimientos, sobre todo cuando muere algún ser querido. La forma en la que hablas y compartes tus experiencias con tus hijos serán la pauta que sigan en el futuro.

Verónica Uriega