¡Comparte en tus redes!

Éstas son las formas más efectivas de arruinar tu ropa

arruinar_ropaSi has intentado lavar tu ropa, sabrás que no es tan sencillo como parece. Hay toda una ciencia detrás de esta tarea. Una mala decisión y echas a perder tu blusa favorita, el suéter que tanto amas y hasta ese par de pantalones que todos te envidian.

Apostaríamos lo que fuera a que en más de una ocasión has acabado con toda tu ropa blanca pintada de rosa, percudida o con hoyos.

Para que no te vuelva a suceder, aquí te decimos cuáles son los puntos del proceso de lavado en los que tienes que prestar mayor atención:

  • Separación de ropa. Las malas experiencias te habrán enseñado que hay que separar la ropa blanca de la de color, ¿pero sabías que debes separarla también por tipo de tela?
  • Manchas. Si quieres arruinar una prenda, sólo tienes que tallar enérgicamente una mancha. El resultado te encantará: un bonito hoyo. En vez de restregar y esparcir la suciedad, sólo debes hacer presión con un paño de color blanco.
  • Detergente. Si quieres que tu ropa quede perfectamente limpia, no uses demasiado detergente. Cuando lo haces, se produce demasiada espuma, la cual retiene la suciedad en algunas áreas como el cuello y puños.
  • Cierres. Para evitar que tus suéteres y prendas tejidas se jalen, debes cerrar las cremalleras de todas tus prendas, antes de echarlas en la lavadora.
  • Blanqueador. Aunque tu abuelita te enseñó que el blanqueador le quita lo percudido a la ropa blanca, este líquido hace que las telas se desgasten más rápido. Para acabar con la suciedad, es
  • Lavadora. Desde luego que debes aprovechar tu lavadora al máximo y siempre emplear la carga máxima; sin embargo, jamás excedas la medida indicada en el electrodoméstico, pues provocarás que la lavadora se descomponga y que tu ropa no sólo quede sucia, sino que se rompa por el esfuerzo que hará el aparato para tallarla.

Recuerda que la mejor forma de cuidar tu ropa es leer cuidadosamente la etiqueta de cada prenda. Sólo así sabrás cómo debes lavarlas, secarlas y si pueden o no plancharse.