¡Comparte en tus redes!

5 pasos para realizar cualquier propósito

Kris Durden

Kris Durden

En mi camino me encontré con muchas personas que pensaron que jamás lograría algo en la vida. Para ellos fui un perfecto don nadie incapaz de hacer algo bien. Esta opinión la compartieron desde las personas menos relevantes para mí, como vecinos, conocidos o profesores, hasta los más cercanos, como mis amigos, mis parejas o incluso mis padres. Siempre es un golpe duro saber que hay gente que en el fondo no espera verte caer, pero que no le sorprendería si así fuera.

La verdad es que jamás les creí y siempre supe que terminaría viviendo de aquello que me hiciera feliz. Hoy quiero compartirles una filosofía que trato de llevar a cabo en cada uno de mis días y que estoy seguro que si comienzan a vivirla, no pasará mucho antes de que estén haciendo eso que aman hacer y además la gente los reconozca como se merecen. La dividiré en 5 ideas principales y que están inspiradas en figuras sobre las que he reflexionado.

 

  1. Un propósito.- Cuando vi la trilogía de los hermanos Wachowski, Matrix, quedé sorprendido por la calidad de la historia, los efectos especiales, las referencias históricas y por el desarrollo de los personajes. Pero hubo un personaje en especial que capturó toda mi atención, y este es el agente Smith (Hugo Weaving) villano que durante las películas trae consigo revelaciones fuertes sobre la conducta huna, y quien deja claro algo desde la segunda entrega:

Propósito es lo que nos creo, propósito lo que nos conecta, propósito lo que nos impulsa, lo que nos guía, lo que nos controla, es el propósito lo que nos define, propósito lo que nos une. Sin propósito no existimos.

Cuando escuché ese dialogo se me clavó hasta lo más profundo del cerebro, se instaló y echó raíces, pero con él llegó una duda: ¿Cuál es mi propósito al existir?
Mi jefe tiene un punto de vista sobre ello con el que simpatizo bastante y es que las personas que tienen un sueño ya nos llevan ventaja a los que no lo tenemos. Los que tienen un sueño ya tienen la mitad del camino hecha. ¿Y saben qué? Es cierto. Terminando de leer esta columna regálate 60 segundos para pensar en tu propósito (o sueño), pero evita que sea laboral o familiar, pues esos son propósitos que traemos de fábrica. Ve más allá.

  1. Amor u odio.- Ahora que tienes un propósito debes de encontrar la energía para llevarlo a cabo, y en mi opinión no hay mejor combustible que el amor o el odio. Hay mucha gente exitosa que ha perseverado y que ha conseguido cumplir su sueños de ayudar a personas, plantas o animales; innovar en la industria energética con un bajo impacto ambiental como Tesla, pero también hay mucha gente exitosa que ha encontrado la manera de comenzar una guerra y eliminar de su camino a lo que sea que se ponga frente a su sueño de un mundo mejor como Hitler. La realidad es que los cualquiera de estos dos combustibles funciona bastante bien para conseguir tu objetivo, pero uno de ellos es más volátil que el otro y si no lo sabes manejar las cosas terminarán muy mal para ti, tu propósito y todo lo que te rodea.
  2. Constancia y paciencia.- Aquí tenemos 2 en uno y es porque van de la mano. Hace tiempo escuché una entrevista con Alejandro Jodorowsky en la que colocaba estas dos palabras como la piedra angular para que cualquier actividad comenzara a dar sus frutos. No hace falta reflexionar mucho para darte cuenta que es cierto. Una vez a Stephen King le preguntaron que cómo es que puede escribir hasta 3 novelas por año y él respondió “Una palabra a la vez”. Te recomiendo, sólo como ejercicio, hacer una sola actividad diariamente que te acerque tan sólo un paso a tu sueño, que lo hagas sin importar si es domingo o día festivo y que luego de un año mires hacia atrás y contemples todo lo que haz logrado.
  3. El diablo está en los detalles.- Llegué a un punto donde me pregunté si es verdad que siguiendo los dos pasos anteriores podrías alcanzar cualquier sueño y me di cuenta de que estaba siendo demasiado optimista. La verdad es que requiere más. Un día mirando una película de Stanley Kubrick me percaté delo bien cuidado que estaba todo. Desde la posición de la cámara, la fotografía, la música correcta para cada escena hasta cada uno de los artículos que aparecían al fondo. Me dije «Es por esto que hay muchos directores de cine, pero sólo hay un Stanley Kubrick»
    Cada persona tiene una capacidad diferente para ser detallista, es por eso que también sólo hay un Hitchcock, un Tarantino o un Fincher.
    Creo que en este punto es cuando encuentras tu propia voz y defines tu manera de hacer las cosas, pero siempre cuidando los detalles que los demás pasan por alto.
  4. Jugar en el equipo ganador.- Esta puede ser la parte más difícil para lograr hacer realidad un sueño. Hay propósitos que no podrás alcanzar tú solo. Es momento de buscar personas que estén buscando lo mismo que tú, pero la cosa no es así de sencilla, pues de entrada te encontrarás con muchas personas que parecen pensar igual, pero que realmente están buscando algo muy distinto. Te toparás con gente que tiene como finalidad lo mismo que tú, pero que no tiene la energía o tiempo para ser paciente y constante con el proyecto. Cuando al fin encuentres a una persona con el sueño, la energía, la paciencia y la constancia, descubrirás que no es tan detallista como tú.
    Está de más decirte que no te rindas y que si encuentras a alguien tan comprometido como tú no lo dejes ir tan fácilmente.

Esta es mi formula y me ha llevado bastante lejos. Espero que algo de esto te pueda ayudar para conseguir eso que llevas tiempo persiguiendo o que apenas estás por perseguir.
Con afecto: Kris Durden

Kris Durden