7 enfermedades laborales comunes y cómo evitarlas

¡Comparte en tus redes!

¿Cuántas veces te has enfermado en el último año? Seguro más de una vez has tenido una infección gastrointestinal o gripa, sin contar con el terrible dolor de espalda que te aqueja desde hace semanas.

Todos estos son padecimientos que la Organización Internacional del Trabajo (OIT) reconoce como enfermedades laborales y suelen ser el resultado de las condiciones en las que laboras todos los días.

Aunque actualmente se tienen identificadas 2 mil 500 enfermedades laborales, entre los mexicanos las más comunes son:

  1. Hipoacusia. La pérdida de la capacidad auditiva es la enfermedad más común entre la clase trabajadora de nuestro país. La exposición frecuente a ruidos es la principal causa de este padecimiento, por lo que te recomendamos que no pases todo el día con los audífonos puestos. Si te gusta escuchar música mientras trabajas, pon el volumen en un nivel razonable.
  2. Neumoconiosis. Es una enfermedad pulmonar producida por la inhalación de polvo en el lugar de trabajo. Cuando las partículas son muy pequeñas llegan hasta los bronquiolos y alveolos, lo que provoca fibrosis en el pulmón y la pérdida de algunas funciones respiratorias. Para evitar este padecimiento es necesario que uses cubrebocas o máscaras de protección si estás en contacto directo con talco, asbesto, berilio o cristales de sílice. Los maestros que aún usan pizarrones de gis padecen frecuentemente esta enfermedad.
  3. Dorsopatías y otras lesiones musculoesqueléticas. Los dolores de espalda, cintura y hombros son los más recurrentes. Las principales causas son: las malas posturas al sentarse y las largas jornadas de trabajo en sillas que no tienen diseño ergonómico. Para que no entres en la estadística procura sentarte derecho y no encorvarte al trabajar frente a la computadora. Levántate cada determinado momento para estirarte y cambiar de posición. En la primera oportunidad habla con tu jefe sobre la posibilidad de cambiar tu silla de trabajo.
  4. Enfermedades infecciosas y parasitarias. Se trata de padecimientos producidos por microorganismos. Las más comunes son las que afectan al aparato digestivo. La mejor manera de evitar estas enfermedades es lavándote las manos antes de comer y después de ir al baño. Lavar y desinfectar frutas y verduras, pero sobre todo evitar comer en la calle.
  5. Afecciones respiratorias. Las infecciones respiratorias son una de las principales causas del ausentismo laboral. El resfriado común y la influenza son las más frecuentes, aunque la amigdalitis y la faringitis también son muy populares. Algunas medidas preventivas son: evitar los cambios bruscos de temperatura, no fumar, alimentarte sanamente y evitar el contacto directo con gente que ya se encuentra enferma.
  6. Enfermedades del ojo. Producida por bacterias y virus, la conjuntivitis u ojo rojo se contagia fácilmente, por lo que es una de las enfermedades más comunes entre los empleados que conviven largas jornadas. Si presentas lagrimeo, picazón, enrojecimiento e hinchazón de la conjuntiva acude de inmediato al médico para que te recete el medicamento necesario. Evita el contacto directo con tus compañeros para que no los contagies.
  7. Dermatitis. Al menos 1.8% de la Población Económicamente Activa presenta esta enfermedad. Suele ser producida por estar en contacto con sustancias tóxicas, químicos y polvos. Si debes trabajar con estos materiales procura usar guantes y equipo de protección. De esta manera evitarás que tu piel entre en contacto con ellas.

Aunque no forman parte del top 7, el estrés y el síndrome de fatiga crónica son cosa de todos los días en las oficinas. ¿Has experimentado alguna de estas enfermedades?

Fuente: STyPS, IMSS, OIT, Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos