7 formas diferentes de usar un condón

¡Comparte en tus redes!

El preservativo es el método anticonceptivo más utilizado a nivel mundial. Gracias a su practicidad y a que es 99.99% seguro, el condón es mejor aliado de quien tiene una vida sexual activa.

Sin embargo, este singular objeto de látex puede tener muchos más usos de los que imaginas. Al ser impermeable y resistente, el condón puede utilizarse como:

  1. Protector de celular. Si eres de esas personas que necesita estar pegada al celular todo el tiempo, y no eres capaz ni de soltarlo cuando te vas a bañar, con la ayuda de un preservativo puedes emplearlo bajo la regadera sin riesgos de que se dañe. Lo único que tienes que hacer es cubrir tu teléfono con un condón. Asegúrate de que el látex quede bien adherido al dispositivo y de sacarle todo el aire, antes de que anudes el preservativo. Gracias a que el material de este producto es muy delgado, podrás utilizar la pantalla sin problemas.
  2. Heridas. Cuando nos cortamos el brazo es importante mantener la herida seca, de otra manera el proceso de cicatrización será eterno. Para que puedas bañarte sin problema, sólo tienes que cortar la punta del condón y colocar el resto del preservativo sobre la zona lastimada. Al ser impermeable, el látex protegerá tu herida del agua.
  3. Compresa helada. Siempre que recibimos un golpe, o sufrimos alguna torcedura es importante aplicar un poco de hielo para bajar la inflamación. Si no quieres pelearte con los cubos de hielo para que se acomoden a la parte de tu cuerpo lastimada, puedes optar por llenar un condón con agua y meterlo al congelador. Así tendrás una compresa fría y cómoda lista para la próxima vez que la necesites.
  4. Fuego. Si saliste de campamento y se les olvidaron los cerillos y el encendedor, no te preocupes. Puedes usar un condón para prender la fogata. Lo único que tienes que hacer es llenar el preservativo con agua y amarrarlo perfectamente. Pon el preservativo a contra luz, de tal manera que el Sol le dé directamente. El agua y el látex funcionarán como una lupa y aumentarán el calor, provocando fuego en la madera apilada.
  5. Agua. Si quieres probar una técnica diferente de purificar agua, sólo tienes que llenar un condón con este líquido y ponerlo cerca del fuego. Asegúrate de que reciba suficiente calor como para que aumente la temperatura del agua, pero no lo acerques demasiado al fuego para que no se rompa el condón.  Tal como si la hirvieras directamente en la estufa, el agua quedará purificada y lista para beberse, pues el fuego permitirá que se separen las partículas sólidas del líquido.
  6. Soporte ergonómico. A estas alturas debes saber que el uso frecuente del mouse de la computadora puede provocar importantes lesiones en el brazo. Si quieres evitarlas y no quieres comprar un mousepad especial, te recomendamos que hagas tu propio soporte ergonómico con un condón. Llena el preservativo con un poco de agua y amárralo bien. Asegúrate de no picar el látex. Coloca el condón sobre el escritorio, de tal manera que quede bajo tu antebrazo, cuando estés usando el mouse. ¡Ahora estarás protegido de las lesiones!
  7. Cables. Para que los cables de tus dispositivos electrónicos no anden por todos lados y terminen enredándose o rompiéndose, te recomendamos que los enrolles y los asegures con una liga. Si no tienes una a la mano, puedes obtener varias bandas elásticas si cortas un condón en varios pedazos.

¿Qué tal? ¿Conoces otros usos alternativos del condón?