7 hábitos que dañan tu piel

¡Comparte en tus redes!

Todos los días te recriminas por tener una mil seca y llena de imperfecciones. Juras que tu rutina es la indicada para mantenerla sana, pero simplemente no funciona. Los barros y espinillas siguen apareciendo y no hay poder humano que los detenga.

El problema con tu piel puede estar en las cosas que haces diariamente con ella. En esos hábitos que, aunque no lo creas, la resecan o la dañan.

Aquí te dejamos sólo siete hábitos que debes eliminar cuanto antes:

  1. Fumar. Además de que el olor del cigarro se impregna en tus manos, la nicotina contrae los vasos sanguíneos en las capas superficiales de la piel, por lo que ésta recibe menos oxígeno y tiende a verse menos saludable.
  2. Exponerse al sol. Diariamente, tu rostro recibe una gran cantidad de rayos UV, por lo que debes usar protector solar. No importa si estás en la playa o en la ciudad. De otra manera podrían aparecerte manchas y paño, sin contar que existe el riesgo latente de desarrollar cáncer de piel.
  3. Dormir maquillada. Cada vez que no eliminas el maquillaje de tu rostro tus poros se llenan de bacterias, polvo y suciedad, lo que favorecerá la aparición de arrugas a temprana edad. Eso sin contar que los barros y espinillas se instalarán en tu piel por un largo periodo.
  4. Bebidas alcohólicas. El consumo frecuente de estas bebidas daña irreparablemente tu piel, pues el alcohol la deshidrata y facilita la aparición de arrugas.
  5. Brochas de maquillaje. Aunque no lo creas tus brochas de maquillaje guardan una gran cantidad de bacterias, mismas que terminarán en tu piel si no las lavas por lo menos una vez al mes. Estas bacterias favorecen la aparición de barros y espinillas.
  6. Exfoliación. Realizar frecuentemente esta rutina de belleza estimulará las glándulas sebáceas de tu piel, por lo que se verá grasoso y aparecerán imperfecciones. Lo recomendable es que te exfolies una vez cada diez días.
  7. Tocarte la cara. No importa si crees que están limpias, las manos siempre guardan bacterias. Si las pasas por tu rostro, las bacterias terminarán en tu piel junto con las células muertas, por lo que el acné no se hará esperar.

Para mantener tu piel sana e hidratada debes dormir de siete a ocho horas diarias, beber abundantes líquidos y limitar el uso de agua caliente, ya que ésta remueve los aceites naturales de la piel y la hace lucir reseca.

¿Qué otros hábitos se deben eliminar para mejorar la salud de la piel?