¡Comparte en tus redes!

7 hábitos que podrían estar dañando tu corazón

El corazón es uno de los órganos más importantes, ya que se encarga de bombear sangre a todo el cuerpo. Pese a ello, no lo cuidamos como es debido. Nuestros hábitos afectan su funcionamiento y le causan daños irreparables. Tomamos consciencia de su relevancia hasta que nos detectan una enfermedad o ya es demasiado tarde.

Recuerda que la mayoría de los padecimientos cardiovasculares son enemigos silenciosos. No hay síntomas que te alerten de que estás en riesgo sufrir un infarto. Simplemente ocurren.

Por ello es importante que revises tu estilo de vida y modifiques aquellos hábitos que están mermando la salud de tu corazón. Los más dañinos y comunes son:corazón

  1. Sal. Ese pequeño grano blanco que resalta los sabores de tus comidas es el peor enemigo de tu salud. El consumo de sal provoca hipertensión, lo que poco a poco convierte a tu corazón en una bomba de tiempo, que sólo espera llegar a su límite para estallar. Un gran número de los infartos cardíacos se deben a la ingesta de sal.
  2. Estrés. Sabemos que el estrés se presenta cada vez con más frecuencia, tanto en hombres como en mujeres. Sin embargo, es necesario que aprendas a manejar mejor tus emociones y no permitas que tu cuerpo viva en un estado constante de tensión y ansiedad, pues el que más lo reciente es tu corazón. Se ve obligado a trabajar más rápido y luego abruptamente debe detenerse, para luego acelerar. ¿Cuánto tiempo crees que tolere ese ritmo de vida?
  3. Dormir. ¿Cuántas horas duermes diariamente? Probablemente cuatro o cinco, tiempo que resulta insuficiente para que tu cuerpo descanse y realice algunas funciones biológicas esenciales, como la desintoxicación del sistema linfático y el hígado. El problema es que cuando le restas horas a tu sueño, se produce un desequilibrio hormonal en tu organismo, el cual afecta directamente a tu corazón. Recuerda que diariamente debes dormir entre siete y ocho horas.
  4. Sedentarismo. Seguramente has escuchado miles de veces que el sedentarismo afecta tu organismo y eleva las probabilidades de que desarrolles algunas enfermedades; sin embargo, parece que el argumento no te ha convencido de que camines, dejes de usar el elevador y hagas alguna actividad física. Toma en cuenta que no necesitas correr 10 kilómetros todas las mañanas, con media hora de caminata al día reduces las posibilidades de padecer un paro cardíaco, además de disminuir los niveles de azúcar, colesterol en sangre y la presión arterial.
  5. Alimentación. Para que tu corazón funcione adecuadamente y esté saludable es necesario llevar una alimentación balanceada y que consumas frutas y verduras crudas. Si en vez de eso comes alimentos procesados y fritos, comidas rápidas y golosinas, ten por seguro que tendrás problemas cardíacos.
  6. Bebidas alcohólicas. Es cierto que beber regularmente una copa de vino tinto puede ser benéfico para la salud, pero este principio no aplica para las bebidas con un grado mayor de alcohol y sobre todo si abusas de ellas. Beber en exceso afecta a varios órganos, como el hígado y los riñones, pero sobre todo, el corazón.
  7. Fumar. Este desagradable hábito acelera el pulso, contrae las principales arterias y provoca irregularidades en la frecuencia cardiaca, obligando a tu corazón a esforzarse de más.

Ahora que lo sabes, toma cartas en el asunto y comienza a cuidar a tu corazón.