7 ideas para controlar la diabetes de tu hijo en la escuela

¡Comparte en tus redes!

La epidemia de diabetes continúa extendiéndose en México y los niños no son inmunes a ella. De acuerdo con cifras oficiales, hasta 2013 había 30 mil menores de 15 años con este padecimiento y se estima que cada año se suman mil 100 nuevos casos.

Si tu hijo es parte de la estadística sabrás que no es tan difícil controlar la enfermedad; sin embargo, las cosas cambian cuando se trata de mantener la diabetes a raya mientras tu hijo está en la escuela.

  1. Plan. Reúnete con las autoridades escolares para diseñar un plan de control médico de la diabetes. Asegúrate que el personal sepa aplicar insulina y checar los niveles de glucosa en sangre. Hazle saber a la maestra si tu hijo necesita tomar un refrigerio en el salón para mantener sus niveles de azúcar.
  2. Kit de emergencia. Tu hijo siempre debe de tener a la mano los suministros necesarios para controlar su diabetes y tratar los episodios en los que se le sube o baja la azúcar. Juntos pueden armar un kit de emergencia que lleve todo el tiempo consigo. Éste debe incluir: medidor de glucosa en sangre, tiras de análisis, lanceta y pilas adicionales para el medidor; insulina y jeringas o aplicadores, toallitas húmedas antisépticas, agua, tabletas de glucosa u otro refrigerio con glucosa de acción rápida (dulces duros, refresco, jugo de naranja, pasas, leche descremada o baja en grasa)
  3. Orientación. La primera persona que debe saber controlar la diabetes es tu hijo. Haz que se sienta cómodo pidiendo ayuda en caso de un episodio en el que se le suba o baje el azúcar. Asegúrate que sepa con quién y a dónde debe dirigirse.
  4. Alimentación. Ésta es la parte más complicada del plan, pues tienes que lograr que tu niño coma saludablemente sin importar lo que lleven sus compañeros. Su lunch debe incluir granos integrales, frutas y verduras, nueces o semillas. Si tu hijo come en la escuela, revisen juntos el menú para que le ayudes a escoger los alimentos que son ideales para su alimentación.
  5. Ejercicio. Tener diabetes no es razón para que tu hijo no practique deportes. De hecho, realizar actividades físicas contribuye a controlar los niveles de azúcar en sangre.
  6. Prevención. Revisa que tu hijo reciba todas las vacunas. Recuerda que un niño con diabetes tarda más en recuperarse de cualquier enfermedad.
  7. Alerta. Ante cualquier eventualidad es importante que tu hijo lleve siempre consigo una tarjeta o brazalete que indique que tiene diabetes.

¿Cuántas de estas acciones practicas? ¿Qué más haces para ayudar a tu hijo a controlar su diabetes?