¡Comparte en tus redes!

7 ideas para evitar el ‘jet lag’

jet lagUno de los grandes inconvenientes de viajar es el jet lag. Este término inglés se usa para hacer referencia a la alteración de los ritmos biológicos de nuestro cuerpo, que se produce cuando viajamos largas distancias, a través de varios husos horarios.

El jet lag (o disritmia circadiana) se produce principalmente cuando viajamos de oeste a este, pues “perdemos” horas durante los cambios de husos horarios. Esto lleva a nuestro reloj biológico a tener un ciclo superior a 24 horas, alterando funciones básicas como comer y dormir.

Los síntomas principales del jet lag son: cansancio general, fatiga, dolores de cabeza, insomnio, problemas digestivos, confusión, irritabilidad, desgano, falta de memoria y sueño durante el día.

Para evitar sufrir estos malestares durante tu próximo viaje, sólo tienes que aplicar las siguientes ideas:

  1. Horario. Una semana antes de tu viaje, adapta tu horario al de tu destino. Si en el lugar a donde llegarás es más tarde, acuéstate más tarde que de costumbre. Si es más temprano, acuéstate y levántate antes de lo habitual.
  2. Dormir. Es importante que la noche antes del vuelo, duermas más de siete horas. Esto le permitirá a tu cuerpo descansar por completo y estar lleno de energía al día siguiente. También es conveniente que duermas durante el viaje. Si te aíslas del entorno, tendrás mejores resultados, por lo que te sugerimos que lleves tapones de oídos y un antifaz.
  3. Bebidas. Durante el vuelo, evita las bebidas alcohólicas, pues te deshidratan y aumentan la sensación de cansancio. Si aterrizarás de noche, no bebas café, pues afectará tus patrones de sueño. Además, es importante que te mantengas hidratada, por lo que debes tomar agua constantemente.
  4. Caminar. Para mejorar tu circulación sanguínea, es conveniente que camines un poco en el avión. Esta sencilla actividad física evitará que tu cuerpo se entuma por permanecer en una sola posición, por mucho tiempo.
  5. Luz. Se ha comprobado que la exposición a la luz reduce la producción de melatonina (hormona del sueño), por lo que debes permanecer en el exterior, el mayor tiempo posible, para tener un mayor control de tus patrones de sueño.
  6. Ejercicio. Después de un vuelo largo, no hay nada mejor que hacer un poco de ejercicio. La actividad física elevará tu nivel de endorfinas y te hará sentir mejor. Además, podrás estirar los músculos y acabar con la rigidez.
  7. Reposo. Para que tu reloj biológico tenga tiempo de ajustarse, es importante que el primer día de tu viaje lo tomes con calma y descanses. No hagas actividades demandantes, pues estresarás más a tu organismo y te sentirás peor.

Recuerda que durante el jet lag tu aparato digestivo también pasa por un periodo de ajuste, así que debes llevar una dieta ligera, libre de grasas e irritantes.

¡Buen viaje!