¡Comparte en tus redes!

7 ideas para lidiar con la frustración laboral

frustracionMás de una vez te habrás sentido frustrada en el trabajo. Por más que lo intentas encontrarle el lado positivo a tus labores, simplemente no entiendes el objetivo de los reportes que debes entregar cada semana, y que te quitan el tiempo para desarrollar el proyecto que llevas tiempo planeando.

Por ello, llevas días sintiéndote apática y ansiosa, tiendes a ser agresiva con tus compañeros y hasta has experimentado algunas molestias físicas. ¿Qué hacer para superar tu frustración?

  1. Situación. Debes detectar qué ha detonado tu malestar. ¿Qué es lo que realmente te molesta, hacer los reportes o no haber terminado tu proyecto?
  2. Actuar. Debes actuar sobre las causas de tu frustración. Si crees que el reporte es inútil y que incluye información a la que nadie presta atención, puedes proponerle a tu jefe un formato más sencillo y que no te lleve tanto tiempo. También, debes optimizar tu tiempo y disponer de algunos minutos al día para terminar tu gran proyecto.
  3. Versatilidad. Si ninguna de las soluciones propuestas es aceptada, o no recibes los resultados esperados, debes abrirte a nuevas posibilidades. Analiza tus opciones y date la oportunidad de elegir lo que realmente es importante para ti. Si tu proyecto no le interesa a la empresa, siempre puedes buscar la manera de desarrollarlo por fuera u ofrecerlo a otra compañía.
  4. Decisiones. Reconoce el poder de tus decisiones. El hecho de que las cosas no estén bien en el trabajo, no implica que la frustración dominará toda tu vida. Fuera de las cuatro paredes de la oficina hay un mundo en el que sólo tú puedes elegir el rumbo que tomarás.
  5. Objetivos. El sentir que puedes tener el control de las pequeñas metas que te plantees a diario te hará sentir más segura e incrementará tu control interno.
  6. Perspectiva. Pon la situación que te frustra en su contexto. Piensa que aunque te sientes mal, todo podría empeorar. Analiza los otros escenarios y te darás cuenta que las cosas no tienen la gravedad que suponías.
  7. Actitud. Cambia tu forma de pensar. Deja de creer que eres una víctima indefensa, de la que todos se aprovechan y no puedes hacer nada por ti. Date cuenta que en tus manos está el cómo te percibe el mundo y si no te gusta lo que sucede a tu alrededor cámbialo.

Ten presente que mientras mayor control interno tengas, menos te afectará el entorno, trabajarás más duro y te sentirás más satisfecha te sentirás al haber alcanzado una meta.