¡Comparte en tus redes!

7 personas con las que nunca debes irte a la cama

¡Es cierto! La atracción sexual puede ser traicionera y llevarte a actuar con impulsividad. Aunque muchas veces agradeces haberte dejado llevar por el deseo, otras tantas terminas arrepentida y envuelta en grandes problemas. Por eso es importante que pienses con quién te vas a la cama.

No importa que tan sensual, atractivo, genial e irresistible te parezca, si es una de las siguientes personas, será mejor que te eches un balde de agua fría y corras para el otro lado.

  1. La pareja de tu amiga/o. Involucrarte con la pareja de una amiga/o es garantía de problemas. No sólo te verás inmiscuida en un desgastante triángulo amoroso, sino que perderás una amistad, tendrás un tremendo remordimiento de consciencia y tus demás amigas (os) te perderán la confianza. ¡Ojo! Esto aplica para las ex parejas.
  2. Alguien a quien no le gustas. Seguramente es una persona increíble, maravillosa y mueres por estar con él o ella, pero si no eres pareja en la camacorrespondida, será mejor que te alejes. Su falta de interés la notarás entre las sábanas y no dudará en hacerte sentir que sólo te está haciendo un favor.
  3. Alguien que no te gusta. En este punto estás del otro lado de la ecuación. Probablemente creas que no es tan grave acostarte con alguien que no te mueve ni un cabello. No disfrutarás el encuentro de la misma manera, y por supuesto que te arrepentirás en cuento termines. Además, debes considerar que él o ella puede querer repetir la experiencia, y será sumamente incómodo decirle “gracias, pero no”.
  4. Tu jefe/a. Sí. Sabemos que muchos fantasean con acostarse con su superior. Es lógico, el poder atrae, seduce y encanta, pero si te permites llegar a la cama con tu jefe/a te vas a arrepentir toda la vida. Al principio parecerá que todo es perfecto, pero llegará el momento en que se mezclará lo personal con lo laboral. La tensión será incómoda y desagradable. De hecho, pueden llegar al punto de que la situación sea tan incómoda, que terminarás sin trabajo.
  5. Tu ex. Es un error muy común el acostarse con una ex pareja, en cuanto se presenta la oportunidad. Sin embargo, dejar abierta esa puerta puede provocar una dependencia emocional y hasta afectar tu autoestima. Así que lo mejor es no caer en la tentación. ¡No importa que tan bueno(a) sea en la cama! Recuerda que por algo se terminó la relación.
  6. Alguien casado. Si quieres ser infeliz, miserable y vivir siempre escondida, ten relaciones con alguien casado. Puede parecerte excitante, pero ser la segunda opción nunca es placentero. Existen pocas probabilidades de que termines la relación en buenos términos, por lo que pasarás los días esperando que termine con su matrimonio por ti. Cosa que, dicho sea de paso, nunca hará.
  7. Compañero de casa. Lo entendemos. La convivencia diría y la cercanía pueden llevarte a tener relaciones con tu compañero de casa. ¡Pero debes evitarlo a toda costa! Al principio parecerá práctico y divertido, pero todo se tornará complicado. Si lo suyo sólo es el sexo ocasional, ¿puedes lidiar verlo con alguien más? Y en caso de que quieran intentar algo más en serio, ¿quieres comenzar una relación viviendo en seguida con esa persona?

Afuera hay un montón de gente con la que puedes compartir experiencias increíbles. Sólo necesitas expandir tus horizontes.