¡Comparte en tus redes!

7 posiciones para disfrutar el sexo anal

Si has decidido tener sexo anal con tu pareja, es necesario que antes de llegar a la penetración, te relajes, abras tu mente y se estimule correctamente el área. De otra manera, su primera experiencia será dolorosa y frustrante.

Los expertos recomiendan empezar con ligeros masajes con los dedos, la lengua o algún juguete sexual. El objetivo es ver cómo responde tu cuerpo a la estimulación. Recuerda que es muy importante utilizar lubricante, para facilitar la penetración y evitar alguna lesión.

Una vez que tu cuerpo esté listo, pueden probar varias posiciones. Muchas de ellas te darán el control total de la profundidad y velocidad de la penetración, por lo que te resultarán más placenteras.

Por cierto, aunque el perrito es la posición más conocida para practicar el sexo anal, no es la más placentera para los principiantes. Deben perfeccionar la técnica antes de recurrir a ella. Mientras tanto pueden probar una de estas siete posturas:

sexo anal

  1. Cucharita. Esta posición es perfecta para su primera vez, pues facilita la apertura del esfínter externo. Acuéstate de lado y pídele a tu pareja que se coloque detrás de ti. Deberán unir las piernas y doblarlas juntos. Además de darle acceso a tu ano, esta postura permite que tu pareja estimule otras partes, como el pecho y el clítoris.
  2. Vaquera al revés. Tu pareja debe acostarse boca arriba, con las piernas juntas. Tú te sentarás a horcajadas sobre él, pero dándole la espalda. Al estar sobre él, podrás controlar la velocidad y profundidad de la penetración.
  3. Autobús de dos pisos. El hombre se acuesta boca arriba, mientras tú haces lo mismo, pero sobre él. Debes arquear un poco la espalda para recostarte sobre su pecho, apoyándote en los codos. Tus piernas deben ir dobladas, de tal manera que tus pies queden a la altura de sus rodillas. Pídele que te sujete de la cintura para darle mayor intensidad a la penetración.
  4. Clip. Esta posición es similar a la vaquera al revés, sólo que estarás de frente a tu pareja. Esto permite que él tenga acceso directo a tu clítoris. Para dar mayor intensidad, puedes arquear la espalda hasta tumbarte boca arriba.
  5. Bisagra. Colócate de rodillas y apoya las manos en el suelo. Él colocará una mano y una rodilla en el suelo. Ésta debe quedar entre tus piernas. La otra mano le permitirá acariciarte y jalarte para facilitar la penetración.
  6. Balancín. Sentados de frente, deberán cruzar las piernas de tal manera que sus genitales se toquen. Posteriormente, deberán recostarse, quedando apoyados en sus antebrazos. Curva el cuerpo levanta la pelvis para que, en vez de tu vagina, tu pareja tenga acceso al ano.
  7. Cruce. Acuéstate boca arriba y separa las piernas. Flexiona una de ellas y pégala a tu cuerpo. Esto permitirá que tu pareja tenga acceso a tu ano. A diferencia de las posiciones anteriores, en ésta, el hombre lleva el control del ritmo y profundidad de la penetración.

Cuando hayan dominado estas posiciones, podrán intentar el perrito.

Descubre para qué sirve y cómo se usa el plug anal, dando click aquí.
Checa las medidas de higiene para el sexo anal, dando click acá.
Mitos y realidades sobre el blanqueamiento anal, dando click de este lado.