7 razones por las que no debes abusar de la fruta

¡Comparte en tus redes!

Llevar una dieta balanceada es indispensable para gozar de una buena salud. Bajo esa premisa solemos modificar nuestros hábitos alimenticios. Dejamos de lado los dulces y alimentos con alto contenido calórico para mejor consumir fruta.

Durante el desayuno, las tortas y tacos son sustituidos por enormes cocteles de fruta con yogur, granola y miel. Pero… ¿te has detenido a pensar qué tan sano es comer fruta en exceso?

Aunque son una fuente de vitaminas y fibra, las frutas también son ricas en azúcares (fructosa), por lo que abusar de ellas podría afectar gravemente a tu organismo.

Aquí te dejamos sólo algunos de los daños que podrías causarte si consumes fruta en exceso:

  1. A diferencia de la glucosa que se convierte en energía, la fructosa se vuelve grasa, después de ser metabolizada por el hígado.
  2. El exceso de fructuosa puede aumentar los niveles de triglicéridos y colesterol malo en la sangre. Se eleva el riesgo de daño arterial y enfermedades cardiovasculares.
  3. El exceso de fructuosa congestiona al hígado, causando una condición llamada hígado graso no alcohólico, padecimiento ligado a inflamación crónica y el síndrome metabólico.
  4. La fructuosa está relacionada a la hipertensión, pues inhibe la enzima que procesa el óxido nítrico en las arterias. El óxido nítrico es un dilatador natural para las arterias que previenen las enfermedades de arterias coronarias.
  5. Abusar de la fruta provoca resistencia a la insulina, la cual puede desencadenar la prediabetes o la diabetes tipo 2.
  6. Demasiada fructuosa causa resistencia a la leptina, una hormona que controla el apetito y el metabolismo para mantener un peso normal. Quienes tienen resistencia a la leptina tiende a ganar peso mucho más fácil.
  7. Dado que la mayoría de las células del cuerpo no puede emplear fructuosa como fuente de energía, ésta se volvería alimento para las células cancerígenas.

Aunque las necesidades alimentarias varían de persona a persona, para tener un consumo equilibrado de fructosa, los especialistas recomiendan consumir de dos a tres porciones de fruta al día. Si en algún momento excedes el número de raciones no hay problema, sólo procura que no suceda frecuentemente.