7 regalos que no debes dar en el intercambio godínez

¡Comparte en tus redes!

Llegó la temporada navideña. Es tiempo de posadas, fiestas de fin de año y los tradicionales intercambios. Si crees que encontrar el regalo perfecto para tus amigos o tu tía la solterona es difícil, espérate a que tengas que escoger un presente para tu jefe o el tipo de contabilidad que tan mal te cae.

La realidad es que, aunque la gente ama organizar intercambios en la oficina, no hay nada más complicado en esta vida que tener que buscar un regalo que te haga quedar bien, pero no requiera que inviertas mucho dinero y a la vez no sea demasiado personal. ¿Te ha pasado?

Muchas personas ven reprimida su creatividad ante la simple mención de la palabra “intercambio”, por lo que terminan regalando cosas absurdas e inútiles, o en el peor de los casos algo viejo que tenían en sus casas y nunca les gustó. Más de una vez habrás visto que alguien recibe un roperazo en el intercambio godínez, ¿no?

Para que este año no cometas el error de regalar tus presentes de la primera comunión o los adornos de tu abuelita, aquí te dejamos una lista de las cosas que no debes dar en el intercambio de la oficina.

  • Calcetines. ¿Te acuerdas que cuando eras niño odiabas que te regalaran ropa en vez de juguetes? Pues dar calcetines en navidad es igual de malo. Sobre todo, si los compras en el metro de a 3 por 50 pesos. Además, no importa cuán elegantes y bonitos te parezcan, nunca le atinarás al gusto de otra persona, por lo que de todas maneras no se los pondrá. ¡Ahórrate tus 50 pesos y piensa en otra cosa!
  • Tazas. Nada dice “no me interesa este tonto intercambio” como una bonita taza. Si quieres que tu mensaje sea más claro puedes regalar esa taza que te dio el proveedor la semana pasada y ponerle unos chocolates rellenos de cereza, de esos que nadie se come.
  • Adornos. A menos que la persona que te tocó coleccione figuras de algún personaje en específico, por favor evita regalar adornos. A nadie le gustan las muñequitas de pasta y los alhajeros de vidrio. Estos artículos difícilmente logran salir de las envolturas y la mayoría de las veces terminan en manos de otra persona…durante otro intercambio. ¡Arriba el roperazo!
  • Corbatas. Regalar este artículo no siempre es tan malo. Todo dependerá de los gustos y forma de vestir de la persona a la que debes entregar el presente. ¿Te imaginas la cara que pondría alguien que siempre viste sport si le regalas una corbata? En el mejor de los casos fingirá que le encantó y se la dará a su papá. Si optas por este artículo ten cuidado con el diseño que escoges. Una corbata con dibujos de patitos de hule no le gustará a nadie.
  • Calzones. Si en tu oficina decidieron que el intercambio sería temático y todos van a regalar calzones, adelante. Compra los más grandes y ridículos que veas. Todos morirán de la risa y pasarán un rato agradable. De cualquier otra manera, jamás regales calzones a un compañero de trabajo. Sin importar el modelo que escojas, siempre harás que la otra persona se sienta incómoda. ¡Ahórrate el mal rato!
  • Películas. Una vez más dependerá de cada persona el que puedas o no hacer este tipo de presente. Si sabes que la otra persona es amante del cine y hay una película que quiere, pero no la ha podido conseguir, estás ante un perfecto regalo. Ahora que si te topas con una tienda que está rematando películas y se te ocurre regalarle La risa en vacaciones, lo mejor es que lo pienses mejor. Se trata de hacer un regalo que pueda disfrutar la otra persona, no de comprar cualquier cosa.
  • Bufandas. ¿El godínez al que debes comprarle regalo es friolento o suele usar bufandas? Si la respuesta es afirmativa, adelante. Nunca hay suficiente ropa para cubrirse del frío. Sólo escoge un diseño que vaya acorde con su estilo. No puedes darle una bufanda llamativa a alguien que viste de manera sobria. Por el otro lado, si nunca lo has visto con este tipo de accesorios no es señal de que necesita uno, simplemente no le gustan.

¿Cuál ha sido el peor regalo que te han hecho en un intercambio?