7 señales claras de que debes cambiar de empleo

¡Comparte en tus redes!

Llevas dos años en el mismo trabajo y lo que antes te hacía feliz, hoy te parece monótono y aburrido. Por tu cabeza ha cruzado la idea de renunciar, pero tu familia y amigos te recomiendan poner de tu parte y cambiar de actitud. Seguramente, se trata de una fase y pronto volverás a disfrutar tu empleo.

Aunque es cierto que cambiar de trabajo en plena crisis económica puede ser contraproducente, no puedes ignorar las señales de alerta de que tu empleo se ha convertido en una auténtica pesadilla.

Para evitar que tu salud física y mental se vea deteriorada por el estrés y la ansiedad que producen permanecer en un empleo que odias, te decimos cuáles son las señales claras de que debes cambiar de aires:

  1. Productividad. Si has detectado que en las últimas semanas tu productividad ha disminuido, no te concentras y te resulta imposible encontrar la solución a problemas habituales, no lo pienses más y cambia de empleo.
  2. Estrés. Otra señal clara de que debes cambiar de empleo es si vives en un estado constante de ansiedad, estrés e infelicidad. Has llegado a un punto en el que no tienes momentos de descanso, y te lamentas por tener que ir al trabajo.
  3. Compañeros. Desempeñarte en un ambiente laboral amigable es indispensable para que puedas desarrollar todas tus actividades satisfactoriamente. Si no gozas de estas condiciones y tus compañeros de trabajo te resultan insufribles, es momento de que busques otro empleo. Recuerda que los chismes, rumores y malos tratos son tóxicos.
  4. Pasión. Esta es la señala a la que más atención debes prestar, porque si no disfrutas lo que hagas, es mejor que dejes ese empleo. Busca algo que te inspire y te haga sentir lleno de vida, una actividad que te anime a levantarte todas las mañanas.
  5. Ausentismo. ¿Cuántas veces has faltado en el último bimestre? Si han sido más veces de las que quisieras reconocer, es momento de que cambies de empleo. Ten presente que el estrés laboral puede afectar tu salud y desencadenar varios padecimientos, así que sería conveniente que analizaras cuál es la causa de tus males.
  6. Equilibrio. Definitivamente, no puedes permanecer en un empleo que está consumiendo todo tu tiempo libre. Para tener un buen desempeño laboral es indispensable que logres un equilibrio entre tu vida privada y tu trabajo. Evita que el día de mañana ellos te reclamen por todas las horas en que preferiste estar en la oficina a pasar tiempo con ellos.
  7. Ubicación. Aunque te parezca una banalidad, trabajar en un lugar cercano o accesible a tu casa siempre será mejor, pues te permitirá lograr el tan mencionado equilibrio con tu vida personal. Si eres de las que pasan tres horas en el tráfico para llegar a la oficina, tarde o temprano te sentirás desgastada y olvidarás por qué aceptaste ese empleo.

Así que… ¿te quedas o te vas?