¡Comparte en tus redes!

7 situaciones en las que no lograrás convencerlo de tener sexo

convencerlo_tener_sexoAunque no lo creas, los hombres no siempre están dispuestos a tener sexo. No, no estamos bromeando. Es un hecho comprobado que, en determinadas ocasiones, la libido de los caballeros desaparece.

Si no nos crees, sólo tienes que leer el listado y hacer memoria. Seguro te has enfrentado con más de una de estas situaciones:

  1. Espalda. No hay forma de que un hombre acepte tener relaciones sexuales si le duele la espalda o tiene algún tipo de lesión en la zona. Para él, implicaría un gran esfuerzo y un dolor intenso el hacerlo. Ahora que, si de plano tienes muchas ganas, puedes proponerle que se acueste y tú te harás cargo de todo el trabajo.
  2. Futbol. Es un hecho comprobado que cuando juega la Selección, su equipo favorito o hay algún torneo importante, lo único en lo que piensan es futbol. Podrías pararte desnuda frente a él y no se enteraría.
  3. Manuela. Si acaba de tener una cita consigo mismo, difícilmente podrá cumplirte. Obviamente, no te dirá que se echó una mano de solitario, pero usará algún pretexto para no tener sexo contigo.
  4. Alcohol. Si tomó demás y no puede ni ponerse en pie, difícilmente podrá hacerte el amor como es debido, así que mejor ni lo intentes. Si lo intentas, seguro terminas frustrada e insatisfecha.
  5. Cansancio. Si ha tenido un día largo o no ha dormido bien en varias noches, seguramente estará agotado, así que no te ofendas si no muestra interés en tocarte. Mejor déjalo que descanse y te desquitas en otro momento.
  6. Enojo. Los hombres también son sentimentales y muy volubles, así que, si está enojado por el último pleito que tuvieron, lo más probable es que no haga el intento de acercarse a ti. Lo mejor es que dejes que se le pase. Recuerda que el sexo de reconciliación puede acabar con tu relación.
  7. Estómago. ¿Te dan ganas de echar pasión cuando andas en tus días y no soportas los cólicos? ¡No! Lo mismo le pasa a él cuando tiene algún malestar estomacal. En vez de enojarte, deberías agradecer que no quiera intimar en esas circunstancias.

¿Cuántas veces has quedado con las ganas porque tu pareja no tenía ganas? ¿Se debieron a alguna de estas causas?

 

Si él tiene ganas, y tú no, puedes rechazarlo sin lastimar su ego. Checa aquí cómo puedes hacerlo.