7 tés que siempre debes tener en tu alacena

¡Comparte en tus redes!

Las infusiones o tés son las bebidas perfectas. No sólo te hidratan, sino que contienen grandes cantidades de nutrientes que te ayudan a gozar de buena de salud. De hecho, cada una de sus variantes es ideal para tratar una enfermedad en específico.

Aunque los ingredientes para preparar tus tés dependerán de la afección que quieras tratar, existen algunas infusiones que siempre debes tener en casa, pues sus propiedades te permitirán eliminar más de un malestar.

Los siete tés que no pueden faltar en tu alacena son:

  1. Limón. Esta bebida es ideal para tratar resfriados, pues estimula el sistema inmunológico y favorece la eliminación de toxinas. El té de limón también puede ser usado para mejorar la digestión, disminuir los dolores de cabeza y elevar el estado de ánimo. Algunos especialistas recomiendan consumir esta bebida cuando se padecen enfermedades cardiovasculares, pues sus flavonoides reducen la presencia de lípidos en la sangre.
  2. Manzanilla. Este té es el más consumido en el mundo, pues es ideal para tratar afecciones respiratorias, como el asma, la gripe y la bronquitis; además tiene propiedades antiinflamatorias, antialérgicas, antibacterianas y sedantes. Gracias a que ayuda a regularizar la digestión, también se recomienda beberlo en casos de úlcera y gastritis.
  3. Menta. Aunque usualmente se usa para tratar dolores gastrointestinales, esta infusión también disminuye la ansiedad, reduce los problemas respiratorios, alivia los cólicos y previene la aparición de piedras en los riñones y enfermedades cardiovasculares. Debido a que tiene una alta concentración de antioxidantes, se cree que el té de menta también previene el cáncer.
  4. Jengibre. Esta raíz se ha popularizado en los últimos tiempos, pues es un quemador de grasa natural. Sin embargo, el té de jengibre también te ayuda a acabar con los mareos, tratar el síndrome de intestino irritable, controlar tus niveles de azúcar, disminuir la inflamación y hasta elevar el deseo sexual.
  5. Verde. Cada vez más personas consumen esta infusión, pues se sabe que sus propiedades antioxidantes retrasan el envejecimiento, además de que acelera el metabolismo y la oxidación de las grasas acumuladas. Algunas personas recurren al té verde para acabar con los dolores de cabeza y la indigestión. Esta bebida también mejora las funciones cerebrales y renales, además de que regula los niveles de glucosa e insulina.
  6. Blanco. Esta infusión es rica en polifenoles, antioxidantes naturales con propiedades antibióticas y anticancerígenas, que además previenen el envejecimiento celular. El té blanco ayuda a bajar los niveles de colesterol y triglicéridos en sangre, además de que favorece la eliminación de grasa. Además, esta infusión vigoriza el ánimo y combate la fatiga física y mental; además de que estimula la memoria y la concentración. Por si fuera poco, se sabe que esta bebida ayuda a prevenir la aparición de caries, ya que es rica en fluor.
  7. Rojo. Esta bebida es básica en la medicina tradicional china, ya que desintoxica y depura el organismo activando el metabolismo del hígado, refuerza el sistema inmunológico, mejora la digestión, actúa como antidepresivo, ayuda a disminuir los niveles de colesterol en sangre y acelera la pérdida de peso.

Recuerda que para que el té cuente con todas sus propiedades, es necesario que lo dejes reposar por 15 minutos y que no debes agregarle azúcar o edulcorantes. En caso de que quieras endulzar tu bebida, te recomendamos que uses miel de abeja.