¡Comparte en tus redes!

7 tips para hablar en público y no morir en el intento

hablarenpublicoPara muchas personas, hablar en público puede ser una verdadera tortura. Todo el tiempo que estás frente a la audiencia expectante, temes que se te olvide el mensaje debes dar, que comiences a tartamudear o simplemente que todos comiencen a reírse de ti.

Sin embargo, hablar en público es indispensable para abrirse paso en el mercado laboral. Ya sea que seas una emprendedora o formes parte de alguna compañía, usualmente tendrás que presentar proyectos, por lo que deberás aprender a dominar tu miedo.

Para facilitarte la tarea, aquí te dejamos unos tips que te ayudarán a hablar en público y no morir en el éxito:

  1. Brevedad. Olvídate de los grandes discursos. Para mantener la atención de tu audiencia, debes poder expresar el mensaje en un par de enunciados. La ventaja es que no tendrás que estar mucho tiempo frente al público.
  2. Orden. Define cuál será tu introducción, qué puntos vas a exponer y, por último, una conclusión. Eso evitará que divagues y le des miles de vueltas a la misma idea.
  3. Tema. Debes dominar a la perfección el tema del que vas a hablar. Si conoces toda la información relacionada, será menos probable que te equivoques o pierdas el hilo de la exposición. Vale la pena que hagas una lista de las preguntas que podría hacerte tu audiencia, esto te ayudará a estar mejor preparada.
  4. Práctica. La práctica hace al maestro, por lo que deberás ensayar el hablar en público. Pídele algunos o familiares que sean tu audiencia para que puedan hacerte observaciones de lo que debes mejorar. Si lo prefieres, puedes grabarte con tu celular y ver cómo puedes mejorar.
  5. Dominio. Es necesario que en los primeros momentos de tu discurso establezcas un vínculo con el público. Sonríe, agradece su presencia y tras un breve silencio, comienza tu mensaje. Es importante que captes la atención de todos los presentes antes de comenzar a hablar. Recuerda hacer contacto visual con la audiencia. Puedes elegir algunos rostros amigables en las diferentes secciones de la sala y enfócate en ellas.
  6. No leas. Por muy nerviosa que estés, en ningún momento debes leer el discurso. Quienes lo hacen suelen perder la atención del público en la tercera línea. En vez de redactar todo el mensaje, lleva algunas notas que te permitan recordar las ideas que vas a abordar.
  7. Relájate. Sabemos que te resultará difícil dejar de lado los nervios y la ansiedad, pero es necesario que te relajes. Haz un par de respiraciones profundas para lograrlo.

Lo más importante es que confíes en ti misma y te sepas capaz de transmitir tu mensaje con claridad.

Verónica Uriega