7 trucos para blanquear la ropa

¡Comparte en tus redes!

A todos nos ha pasado. Tenemos una blusa o camisa banca que, después de varias lavadas, termina amarillenta, percudida o manchada por alguna prenda de color.

Para reparar el daño solemos recurrir al cloro o a los miles de productos comerciales que prometen que lograrás blancos brillantes; sin embargo, pocas veces quedan como nuevas.

Si quieres obtener blancos perfectos sin dañar las telas, aquí te dejamos siete trucos que seguro te resultarán útiles:

  1. Bicarbonato. Entre los múltiples usos de este producto, destaca su increíble poder para blanquear la ropa. Lo único que tienes que hacer es agregar una taza de bicarbonato de sodio a la lavadora, tan sólo unos minutos después de que comience el ciclo de lavado.
  2. Agua fría. Una forma efectiva para cuidar el color de tus prendas es lavarlas con agua fría. La temperatura del lavado también ayudará a mantener en óptimas condiciones los tejidos.
  3. Limón. El jugo de este cítrico es uno de los mejores productos para blanquear la ropa, además de que mantiene tus prendas libres del percudido y las manchas de suciedad. Para tener mejores resultados, es necesario que mezcles ½ taza de sal, el jugo de dos limones, 2 litros de agua y jabón neutro. Sumerge tu ropa blanca en este líquido y déjalas por lo menos una hora en remojo. Enjuágalas perfectamente y déjalas secar al Sol.
  4. Vinagre de manzana. Para quitar las manchas de sudor y desodorante de tus prendas blancas, sólo tienes que aplicar vinagre de manzana en la zona afectada y dejarlo actuar por media hora. Lávala y enjuágala de manera habitual.
  5. Agua oxigenada. Si alguna de tus prendas blancas favoritas tiene manchas oscuras y difíciles, deberás usar agua oxigenada y amoniaco para dejarlas como nuevas. Sólo tienes que mezclar ½ vaso de agua oxigenada, con un litro de agua y 5 gotas de amoniaco. Remoja tu ropa en esta mezcla, por media hora y enjuágala.
  6. Leche. Aunque este producto es muy utilizado para eliminar las manchas de la piel, pocos saben que la leche puede deshacerse del percudido en la ropa. Sólo debes remojar la prenda en leche fría y dejarla reposar por una hora. Lava con tu detergente habitual. Toma en cuenta que este truco para blanquear puede ser un poco caro, así que sólo utilízalo en casos extremos.
  7. Sol. La luz ultravioleta es el mejor blanqueador del mundo. Así que, si tu ropa ha comenzado a verse amarillenta, sólo debes ponerla a secar al Sol. Si quieres mejorar los resultados, puedes conjugar alguno de los trucos anteriores con la luz ultravioleta.

¿Te funcionaron?