¡Comparte en tus redes!

7 usos alternativos de la aspirina

aspirinaElemento indispensable en cualquier botiquín, la aspirina es el medicamento más consumido en todo el mundo. Se calcula que cada segundo, un promedio de 2 mil 500 personas ingieren una pastilla de este fármaco.

Seguramente habrás recurrido a este medicamento para aliviar un dolor de cabeza o bajar la fiebre; sin embargo, una pastilla de aspirina puede tener más usos de los que imaginas. Aquí te dejamos sólo algunos:

  1. Manchas de sudor. Nunca más tendrás que preocuparte porque tus blusas o playeras blancas se manchen con tu transpiración. Para eliminar las molestas marcas amarillas sólo tienes que disolver dos pastillas de aspirina en media taza de agua tibia. Remoja la zona afectada en este líquido y déjala reposar dos horas. Lava la prenda como de costumbre.
  2. Flores. Si te gusta tener flores en casa, puedes lograr que duren más tiempo si agregas una aspirina al agua del florero.
  3. Batería del coche. A todos nos ha ocurrido. De pronto la batería del coche se muere y no hay forma de mover el vehículo. En vez de pedir que le pasen corriente, puedes usar un par de aspirinas para revivirla. Sólo tienes que introducir las pastillas en la batería. La mezcla del ácido acetilsalicílico de la aspirina con el ácido sulfúrico de la batería generarán una reacción química que permitirán que tu auto tenga la carga necesaria para llegar a la gasolinera o estación de servicio más cercana.
  4. Jardín. Al igual que con las flores cortadas, la aspirina puede ayudarte a tener un jardín hermoso. De hecho, este fármaco suele ser usado para estimular el crecimiento de las raíces de las plantas y tratar los hongos de la tierra. Eso sí, debes tener cuidado de no usar demasiadas pastillas, pues podrías quemar las hojas. La dosis recomendada es de media tableta disuelta en un litro de agua.
  5. Pared. Si detectas que la pared tiene un pequeño orificio, y no tienes tiempo o posibilidad de conseguir un resanador en ese momento, te sugerimos que disuelvas varias pastillas de aspirina en agua. No uses mucho líquido, pues la pasta debe quedar firme. Usa la mezcla para tapar el agujero.
  6. Cabello. El cloro del agua que usamos en las ciudades, así como la de las albercas, puede decolorar tu cabello. Para que tu pelo recupere su tono, sólo tienes que disolver de seis a ocho aspirinas en un vaso de agua tibia. Vierte el líquido en tu cabello y masajea suavemente. Déjalo actuar por 15 minutos y enjuaga.
  7. Baño. Para eliminar todos los residuos de jabón de las paredes de tu baño, te recomendamos que disuelvas cinco aspirinas en tu líquido limpiador. Rocía y déjalo reposar por unos minutos. Talla como de costumbre y, al enjugar, notarás la diferencia.

¿Conocías estos usos alternativos de la aspirina? Compártelos con tus amigos y familiares para que todos puedan aprovechar al máximo este medicamento.