¡Comparte en tus redes!

Descubre si tu hijo necesita lentes

El desempeño escolar de tu hijo puede verse afectado por los trastornos de aprendizaje, la hiperactividad, la falta de sueño, una mala alimentación y los problemas de la vista, por mencionar sólo algunas causas.

Los padecimientos relacionados con los ojos suelen ser los más recurrentes, pero también los que menos se tratan. Cifras oficiales revelan que 20% de los niños en edad escolar tienen problemas oculares, como la miopía, el astigmatismo y la hipermetropía; sin embargo, a veces ni ellos mismos se dan cuenta de que no ven bien.lentes

Algunos síntomas o señales de alerta que te permitirán saber si tu hijo necesita lentes son:

  • Ojos. Debido a que no ven claramente, los niños que necesitan lentes suelen permanecer largos ratos con los ojos cerradas o cubiertos. También es común que los froten constantemente
  • Lectura. La señal más clara de que tu hijo necesita lentes la tendrás cuando se disponga a leer. Si tiene problemas para ver claramente, se acercará demasiado el libro; también es frecuente que se pierda durante la lectura, pues sus ojos son incapaces de captar dos palabras seguidas.
  • Dolores. Desgraciadamente, los problemas de la vista vienen acompañados de dolores de cabeza, náuseas y mareos. Si notas que estos síntomas se presentan con frecuencia, debes llevar a tu hijo con el oftalmólogo, pues los malestares no desaparecerán hasta que tenga un par de lentes que corrijan su visión.
  • Movimientos. Los niños con problemas de visión se caracterizan por tener movimientos torpes, pues son incapaces de medir espacios. Si quieres que tenga habilidades motoras finas, deberás llevarlo cuanto antes con un oftalmólogo, para que determine si necesita lentes o sus problemas de coordinación están relacionados con un problema más grave.

Recuerda que al como muchas otras enfermedades, los problemas de la vista tienen una predisposición genética. Así que, si el papá del niño o tú usan lentes, es altamente probable que tu hijo los necesite también.

De acuerdo con los especialistas, es indispensable que un oftalmólogo valore a los niños de entre 3 y 5 años, para poder detectar oportunamente cualquier problema que afecte su desarrollo personal.