A qué edad debe salir tu hijo solo

¡Comparte en tus redes!

¿A qué edad debe salir tu hijo solo? ¿Qué debe saber un niño al salir a la calle? ¿Qué consejos debes darle? Lo cierto es que no hay una edad específica para que tu niño salga a la calle solo. La autonomía no es una condición que aparezca en el niño de un día para el otro, o sea, no por cumplir 9 o 10 años significa que ya debe hacerlo. No todos los niños están preparados a la misma edad.

Los niños deben ir aprendiendo a ser seguros por sí mismos, independientes y libres. Por lo tanto no los presiones, no los obligues ni los compares con otros niños, aprendieron a gatear por sí mismos, saldrán solos a la calle cuando tengan la madurez suficiente.

Si vives en una comunidad segura, permite que tu niño salga a jugar con sus amigos entre los 7 y 9 años de edad. Recuerda vigilar a tu niño constantemente y mantenerte informada con los padres de sus amigos.

Como ya lo dijimos no hay una edad precisa para dejar salir solo a tu hijo a la calle, pero los expertos recomiendan no hacerlo antes de que cumplan los siete años de edad, pues antes de esa edad es posible que no tenga una idea clara acerca de los peligros que hay en la calle.

Sin embargo, a cualquier edad puedes ir educando a tu hijo respecto a cosas básicas, como no hablar con extraños ni aceptar nada de ellos, reglas básicas de vialidad, como el funcionamiento del semáforo, cuidarse de los coches y las bicicletas y fijarse a ambos lados a la hora de cruzar un calle. Es importante que tu hijo se sepa de memoria su nombre completo, tu nombre completo, el número de teléfono de la casa y de tu móvil, así como la dirección correcta donde vive, asegúrate de que sepa estos datos a la perfección.

Si tu pequeño vive cerca del colegio y tiene 8 años de edad, plantea la posibilidad de que vaya un corto tramo sólo , luego ve ampliando poco a poco. El hecho de que vayan solos al colegio tiene que ver mucho con la cercanía del lugar, la seguridad y los conocimientos y madurez de tu pequeño. De preferencia que salga acompañado.

Evita meterles miedo o ser un padre o madre controlador, pero infórmale de los peligros y cómo debe actuar ante ellos. No es fácil dejar que salgan solos, pero la autonomía es parte del crecimiento y desarrollo de tus hijos.