¡Comparte en tus redes!

A veces sólo se trata de fluir

"No se piensa, se fluye."
Daer Sánchez

Francisco Javier GarridoAlgunas cosas son algo tan sencillo como cuando paseas por el centro comercial y ves una tienda donde es posible que encuentres algo de tu interés y pasas a dar un vistazo y tal vez te midas alguna prenda o preguntes por el precio de algún objeto. Mientras se escurre el tiempo que por alguna razón esperas pase mientras, (no lo se) esperas la hora de entrar a ver una película en el cine.
Esa forma de vivir el tiempo de paz, más está la otra historia que es la que más practico y disfruto.
Tener un proyecto a realizar y necesitar cosas especificas, especular en qué lugares podrías localizarlas, ir, encontrarlas. en tamaño, color, forma y hasta precio.
A veces ocurre.

Pero descubrí que gustaba de complicarme las cosas, sobretodo en aspectos del amor y las emociones, entonces creaba muchas cosas con la esperanza de que ocurrieran con precisión milimétrica y hacer feliz a los demás, buscando conocer sus deseos y darle al punto cada vez que fuera posible, además de una regla de buena convivencia, es muy satisfactorio un presente en un momento inesperado.

Pero todo esto tenía la firme intención de poder recibir atenciones similares, ya que también deseaba que los otros invirtieran tanto en tiempo, dinero y precisión para mi.
Pero olvidaba que los otros no son yo, que las personas que tanto quiero y disfruto tienen entre otras bellezas, una libre voluntad y su muy particular manera de hacer o no las cosas.

Aprendí desde muy pequeño en el deporte una manera de hacer las cosas y es avanzar hasta el final sin rendirse, sin dar marcha atrás, no desistir, no quejarse, no aceptar más que un solo objetivo y conseguirlo. (Algo difícil de precisar si era necedad u objetividad) funcionaba y funciona pensar en ser siempre el primero, siempre el número 1, siempre sobresaliente, ganar es hábito que debe alimentarse así, deseando más, logrando más. Y eso sin duda sigue siendo parte de lo mucho que hago.

Más en el camino del crecimiento, el arte me enseñó que mucho de esa realidad es verdad. los objetivos, las metas, los resultados, más no los caminos. Esos pueden ser infinitos y nos ayudarán a tratar de ser más grandes y con mayor criterio sobre la de vida.
Cuando permitimos que estos sean parte de lo que hacemos, nos transforman y complementan; pero es importante saber ser precisos para elegir en acto oportuno y continuar. debemos aprender a fluir, a veces solo se trata de eso fluir.
Porque fluir nos ayuda a entender a otras personas y nos pone más livianos en el alma. Nos ayuda a entender mejor cada aprendizaje en la vida, así como saber tiempos y ciclos que sin duda no pueden durar para siempre al lado de personas y lugares y entonces es importante cerrarlos y fluir.

Habrá otros aspectos de nuestra vida que exigían mayor entrega y a veces sacrificio significativos. Como una carrera universitaria o terminar un maratón.

Más no debemos ignorar que hay otras realidades que exigen mayor seriedad y para esos casos, es necesario aprender a ser irreductibles, inamovibles, como los actos inhumanos o las verdaderas injusticias. "Verum belli facinora parent" verdaderos actos de Guerra. Donde la dignidad es el máximo valor. aún por encima de la vida misma y ante ellos no debemos atesorar silencio, ni voltear la mirada pagando con la insensibilidad o la cobardía.

Para todo lo demás; no la pienses tanto y fluye a donde tu mente y corazón te dicten, equivócate, se feliz, tropieza sin atropellar y disfruta responsable. Porque la vida nos da el presente como lo que es: un regalo.
La vida es la oportunidad.
La oportunidad un regalo único y diseñado para ti y para tus más intuitivas elecciones.
Acéptalo y fluye.

Francisco Javier Garrido

Francisco Javier Garrido Ruíz