¡Comparte en tus redes!

Acaba con el mal olor de tus zapatos con estos sencillos trucos

olorzapatosLamentamos decírtelo, pero tus zapatos de batalla, esos que te pones todos los días para ir a cualquier lugar, sin importar la ocasión, ¡huelen mal! Sabemos que es difícil de aceptar, pero al usarlos frecuentemente, impides que se oreen, y favorecen la acumulación de sudor y bacterias en su interior.

Pero no te preocupes, no todo está perdido. Puedes acabar con el mal olor de tus zapatos usando uno de estos sencillos trucos:

  1. Bicarbonato de sodio. Ya debes saber que amamos el bicarbonato de sodio. Este polvo es prácticamente mágico, por lo que también te ayudará con el mal olor de tus zapatos. Lo único que tienes que hacer es poner una cucharada de este producto en cada zapato. Asegúrate de que toda la plantilla quede cubierta y déjalo actuar toda la noche. ¡Te sorprenderá el resultado!
  2. Aceite esencial del árbol del té. Tal vez no lo sepas, pero los aceites esenciales tienen propiedades desinfectantes, así que son muy útiles para acabar con cualquier mal olor, incluido el de tus zapatos. Te sugerimos que compres el del árbol del té, pues es más eficaz; pero si no lo encuentras, puedes emplear de almendras o lavanda. Para acabar con el olor y las bacterias de tus zapatos, deberás aplicar unas gotas del aceite en las plantillas, dos veces a la semana.
  3. Lavanda y salvia. Una forma sencilla de lograr que tus tenis o zapatos dejen de apestar es colocar unas cuantas hojas de salvia y unas ramas de lavanda en su interior. Coloca los zapatos en donde reciban aire fresco. Deja que las plantas actúen toda la noche y por la mañana el olor habrá desaparecido.
  4. Cítricos. La próxima vez que comas naranja, limón o toronja no tires la cáscara. Entre sus muchos usos destaca el que eliminan el mal olor de los zapatos. Coloca una cáscara dentro de ellos y déjala actuar toda la noche.
  5. Congelador. Tal vez te parezca un poco extremo, pero para que tus zapatos dejen de oler mal, no hay nada más efectivo que congelarlos. Colócalos en una bolsa de plástico resellable y mételos al congelador. Déjalos toda la noche para que el frío elimine cualquier bacteria u hongo. Por la mañana, ponlos a secar al sol.
  6. Arena para gato. Este material está diseñado para absorber la orina de los felinos y evitar que el olor se esparza por toda tu casa, así que puedes aprovechar sus propiedades desodorizantes y llenar dos calcetines con arena para gato, y ponlos dentro de tus zapatos, toda la noche. Te sorprenderán los resultados.

Para evitar que tus zapatos sigan oliendo mal, te sugerimos que intercales su uso con otro par. Es importante que los dejes orear y que adoptes todas las medidas de higiene necesarias con tus pies.

En caso de que el olor sea persistente, acude con tu médico para encontrar la causa de este problema.