¡Comparte en tus redes!

Acelera tu cerebro y cautiva a esa persona

Leonel CastellanosÚltimamente me ha pasado algo muy curioso. Conozco a alguien, platicamos un rato, nos reímos, le cuento algunas anécdotas, la escucho y muy pronto puedo leer su interés por mí en su cara. Al final de esta interacción compartimos nuestros números de whatsapp o redes sociales y nos despedimos. Más tarde o un día de después empezamos a chatear y en menos tiempo de lo que te tomó leer lo que llevo escrito, otra vez tengo toda la atención de mi interlocutora. Unos minutos después la tengo enganchada al grado de que tal vez me dé retroalimentación con preguntas o afirmaciones como: “¡Qué divertido eres! ¿Cómo se te ocurren tantas cosas? ¿Siempre eres así? Platícame más, no importa que estaba trabajando” o simples y constantes “jajajajaja´s” que demuestran un genuino asombro e interés por lo que estoy diciendo, o narrando. Estoy dentro.

Yo pensaba que esto era común, que todos teníamos esta habilidad, pero ahora que me dedico a asesorar gente en todo el planeta para impactar en su comunicación, sobre todo para ligar o conquistar, me he dado cuenta que es muy poco común y a la vez impresionantemente necesaria y efectiva.

Así decidí que una gran ideasqueayudanpunto.com para el día de hoy sería analizar este talento y puntualizar la forma de desarrollarlo.

Literalmente te voy a enseñar (un poquito) a acelerar tu cerebro.

Primero. Tenemos que tener material para utilizar al contar historias, responder en chats, iniciar conversaciones, etc así que tu misión número uno, si decides aceptarla es: Ver monólogos, ver conferencias, leer libros, escuchar historias atentamente, hacer una lista de tus mejores anécdotas, y todo lo que puedas agregar a esta investigación en el arte de aprender de los mejores comunicadores.

Segundo: Vas a empezar a practicar desarrollar tus propias historias y contarlas de una forma divertida, que no sean cortas y que tengan elementos como efectos de sonido, música, actuación, improvisación, etc. Para lograr esto las consignas son dos: Grabarte en video contando historias (esto lo vas a odiar al principio) y usar chats de redes sociales para empezar a practicar esta nueva habilidad… Diario.

Tercero. Conforme esto te empiece a salir cada vez mejor (por que así será) quiero que empieces a improvisar un poco sobre tus conversaciones, quiero que incluso practiques también con desconocidos, quiero que hasta te imagines lo que podrías contarle alguien que no está contigo, o analizar y calibrar a las personas de lejos para encontrar temas para hablar, (sí,así como stalker observando a alguien a distancia) Ejemplo. La siguiente persona que te encuentres... ¿Cómo te imaginas qué es? ¿Qué puedes calibrar que le gusta sólo por verla? y sabiendo esto ¿De qué tema podrías acercarte a platicarle?

¡Voilá! Prepárate para empezar a recibir esas retroalimentaciones que yo recibo diario, acelerar tu cerebro y ser muy, muy impactante.

Leonel Castellanos