¡Comparte en tus redes!

Actitudes que te hacen invisible en el trabajo

oficinaEres una empleada ejemplar. Eres la primera en llegar y la última en irte, pero aun así tu jefe no reconoce tu trabajo. Eres objeto de burlas y a veces pareciera que eres invisible. ¿Por qué?

De acuerdo con un reporte de la revista Forbes, los trabajadores tienden a adoptar actitudes o hábitos que provocan que sus compañeros y superiores les pierdan el respeto, por lo que terminan convirtiéndose en el fantasma o bufón de la oficina.

Si no quieres ser invisible para tus compañeros y jefes, debes evitar estas actitudes:

  1. Phubbing. Si pasas todo el día pendiente de tu celular e ignoras a la gente a tu alrededor, incluso cuando te están hablando, envías una señal clara: no te interesa lo que te están diciendo, así que evitarán consultarte en el futuro.
  2. Quejas. Debes dejar de quejarte de todo lo que ocurre a tu alrededor. Todos podemos tener un mal día, pero si te empeñas en buscarle el lado negativo a todo, la gente terminará hartándose de ti.
  3. Atuendo. Es cierto que las reglas de vestimenta se han relajado mucho, y que ya no es necesario que uses traje sastre en la oficina, pero de ninguna manera puedes presentarte como si acabaras de levantarte de la cama. Cuida tu arreglo personal y fíjate cuál es el “tono” que predomina en la empresa. A partir de allí, puedes diseñar tu propio estilo.
  4. Presencia. Si eres de las personas que todo el tiempo está lejos de su escritorio y nunca estás disponible cuando tu jefe te busca, serás percibida como alguien que deja botado el trabajo y no le importa cumplir con sus obligaciones. Ello a pesar de que entregues todo en tiempo y forma. Así que lo mejor será que te dejes ver de vez en cuando frente a tu computadora.
  5. Vida privada. Estamos seguro de que tu vida privada es fascinante, y que cada día tienes cientos de aventuras que merecen ser contadas, pero lo peor que puedes hacer en el ambiente laboral es acaparar las conversaciones con anécdotas personales. Ten presente que lo que a ti te parece increíble, para otra persona puede ser sumamente aburrido o ridículo. Está bien que quieras establecer un vínculo tus compañeros, pero no puedes olvidar que están ahí para trabajar.

Recuerda que la puntualidad también es importante, y que si no ordenas tus prioridades, te convertirás en una experta en procrastinar.