¡Comparte en tus redes!

Adolescentes que copien en el examen irán a prisión

Adolescentes que copien en el examen irán a prisión

Adolescentes que copien en el examen irán a prisión

¡Tranquilo! ¡Tranquila! querido padre y madre de familia, esto no está pasando en México, sino en Beijing, China. Los jóvenes chinos que han copiado en el examen pueden ser condenados hasta con siete años de prisión, esto aplica en el examen nacional de China, que es para ingresar a la educación superior.

Por vez primera y en más de 50 años que se ha aplicado el "gaokao", que realizan más de 9 millones de estudiantes, se considera un crimen utilizar dispositivos inalámbricos ocultos, contratar sustitutos para hacer el examen o poner contenido en línea que esté relacionado con la prueba. Los chinos han optado por el uso de detectores de metal, dispositivos para bloquear señales inalámbricas o drones con escaners de frecuencias electromagnéticas. En algunas provincias de este país instalan operativos en donde 100 policías monitorean a los estudiantes. Cerca de uno de 4 estudiantes no consigue la calificación necesaria para ingresar a una universidad, lo que significa repetir el examen al año siguiente. 9.4 millones de estudiantes chinos realizaron el examen este año.

En familias en donde se infunden valores como la honestidad, crecen jóvenes que no hacen trampa en los exámenes, ¿cómo ayudarías a tu hijo a tener un mejor desempeño escolar? aconséjale administrar su tiempo para estudiar, probablemente te convenga ayudarle con las reglas y ajustar horarios en casa, como la hora de estudiar y la de distraerse. Nunca hagas el trabajo por ellos.

Valora el esfuerzo de tu hijo y aplaude sus pequeños progresos, cuida el lugar y el ambiente donde estudia, que sea cómodo y libre de distracciones. cuida su alimentación y sus horas de sueño. No lo compares con sus amigos, en lugar de criticarlo ayúdalo a corregir sus errores e incúlcale un valor positivo de la vida. Evita generarle temores, tensiones y ansiedad. Si haces esto lo ayudarás a convertirse en un buen estudiante.