¡Comparte en tus redes!

¡Agh! El vómito y sus principales causas

vomitoEs horrible, lo sabemos. A nadie le gusta, pero en el mundo no hay una sola persona que en su vida haya vomitado. Los motivos y la frecuencia con la que lo hacen dependerá directamente de su estilo de vida y estado de salud. No es lo mismo, vomitar durante una borrachera, que por haber comido garnachas en la calle, o después de un largo viaje en carretera, ¿cierto?

En realidad, el vómito es una reacción del organismo que busca eliminar alguna sustancia nociva que se haya ingerido; sin embargo, también puede presentarse cuando se tiene una infección o enfermedad inflamatoria.

Las principales causas de vómito son:

  • Alergias a los alimentos
  • Infecciones gástricas o intestinales
  • Reflujo gastroesofágico
  • Uso de medicamentos o tratamientos, como la radioterapia o la quimioterapia
  • Jaquecas y migrañas
  • Intoxicación alimentaria
  • Intoxicación alcohólica
  • Náuseas del embarazo
  • Mareo
  • Inflamación de órganos intestinales
  • Dolores intensos

Sin embargo, el vómito también puede estar asociado a problemas de salud más graves, como:

  • Apendicitis
  • Obstrucción intestinal
  • Tumores y/o cáncer
  • Ingesta de un fármaco o tóxico
  • Úlceras gastrointestinales
  • Enfermedades cardíacas

Es muy importante que siempre que se presente vómito se acuda al médico, para que él pueda determinar el origen del malestar y asignar el tratamiento y dieta adecuados.

Jamás debe ignorarse el problema, pues se corre el riesgo de sufrir deshidratación. Recuerda que tu organismo requiere una gran cantidad de agua para funcionar correctamente. Si permites que tu cuerpo pierda demasiados líquidos, estarás poniendo en peligro tu vida.

Las señales de deshidratación son:

  • Llanto sin lágrimas
  • Resequedad en la boca
  • Ojos hundidos
  • Orina de color oscuro
  • Se orina con menor frecuencia
  • Cambios en la apariencia de la piel.

Cabe señalar que, en ocasiones, el vómito puede provocar desgarros en la unión del esófago y el estómago, así como en los músculos abdominales. ¿Ves por qué no puedes dejar de ir al médico?