¡Comparte en tus redes!

¡Aguas con tus cosméticos! Algunos pueden ser cancerígenos

Honestamente, ¿cuánto te gastas en cosméticos y productos de belleza? ¿Eres de las que acude a tiendas exclusivas e invierte pequeñas fortunas en una base, un corrector o un juego de sombras? ¿O de plano prefieres ahorrar y comprar estos productos en alguna estación del Metro?

Independientemente de la marca y el lugar donde los compres, es importante que revises las etiquetas de tus cosméticos y evites algunos químicos que pueden irritar tu piel o provocar que desarrolles cáncer.

Sí, tal cual como lo leíste. Algunas de las sustancias con las que se fabrican estos productos de belleza son cancerígenas. Éstas son:

Silica. Además de usarse para mejorar la apariencia del cabello, este químico se emplea en productos para el cuidado de la piel. Dado que absorbe el sudor, puedes encontrarlo en desodorantes y maquillajes (líquidos y en polvo, sobre todo los que prometen eliminar el brillo). El problema con este compuesto es que puede afectar tus sistemas respiratorios e inmunológicos, causando alergias y/o cáncer de pulmón.

 

¡Aguas con tus cosméticos! Algunos pueden ser cancerígenos

¡Aguas con tus cosméticos! Algunos pueden ser cancerígenos

 

Parabenos. Aunque las marcas más importantes de cosméticos se han asegurado de eliminar estos compuestos de sus productos, no está de más que leas bien la etiqueta. Hasta hace algunos años, estas sustancias se usaban para evitar la aparición de hongos y bacterias; sin embargo, se ha comprobado que, al ser absorbidos por el organismo y llegar al torrente sanguíneo, los parabenos limitan la producción de estrógenos y alteran el crecimiento celular. ¿El resultado? Puedes desarrollar cáncer, sobre todo en los senos y genitales.

Aluminio. Todos los compuestos que utilizan este metal son altamente peligrosos. Por lo general se utilizan en atitranspirantes para bloquear las glándulas sudoríparas; sin embargo, cuando son absorbidas por la piel, pueden llegar al torrente sanguíneo. ¿El resultado? Dado que el metal tiene la gracia de impedir que sudes, sus toxinas se quedan atrapadas en tus ganglios linfáticos ocasionando el crecimiento de células cancerígenas.

Triclosán. Tal vez este químico no lo encuentres en tus cosméticos, pero está presente en la mayoría de los productos de higiene personal. Hasta hace poco se le consideraba un compuesto indispensable para combatir las bacterias y el mal olor; sin embargo, estudios recientes han demostrado que el triclosán afecta la función de los músculos y la tiroides. Por no hablar de que ocasiona enfermedades cardíacas y se le ha asociado con cáncer. Mejor lo evitamos, ¿no?

Por último, y aunque no existen aún pruebas concluyentes, te sugerimos que evites los polvos que prometen un acabado mate, pues el talco se ha asociado al desarrollo de cáncer.

 

Notas relacionadas:

¿Sabías que el jabón antibacterial afecta la salud? Descubre aquí los detalles.

¿Sabes lavarte bien las manos? Checa aquí la técnica correcta.

Checa aquí que productos de higiene personal podrían estar afectando tu salud