¡Comparte en tus redes!

Al romperte es que descubres el potencial que llevas dentro

Armando FrancoTal vez algún día has sentido que la vida te golpea tan fuerte, que metafóricamente sientes que te rompes. Has llegado a ese punto en que quizá te hallas dicho “Es que ya no puedo más” y después de eso todavía el dolor continuó, Quizá hallas experimentado la muerte trágica de un ser amado, un accidente en el que te cambia la vida por completo, el rompimiento de una relación amorosa que te dolió hasta el tuétano, el quedarte sin empleo por un largo periodo de tiempo, o la total banca rota.

En el paso por la vida vas pasando por momentos luminosos y por momentos obscuros; habrá probablemente en tu vida etapas en las que te sientas perdido, desesperado, frustrado, triste y totalmente desamparado. Nadie está libre de ello por más culto, preparado o evolucionado que sea. El mismo Jesús Cristo, se dice que a la mitad de su tortura hace una pausa y con un profundo dolor dice: “Padre mío. ¿Por qué me has abandonado?”, es justo en esos momentos en los que el ser más aprende, más crece, más evoluciona. “Entre más obscuro es el momento, mayor es el potencial de luz que contiene”.

Al romperte, habrá cobardes que tirarán la toalla y buscarán suicidarse o los que tengan a su lado quien los apoye y los provea de lo indispensable para vivir, se sumirán en una terrible depresión por el resto de su vida. Sin embargo, el valiente que aguantara de pie las poderosas embestidas de la vida, al romperse descubre que de lo mas profundo de su ser surge lo mejor de si mismo, herramientas que desconocía que tenía, y se despertará su mas grande potencial. Provocando el que después de la crisis surja un renovado ser, mas sabio, mas bello, mas profundo y mas fuerte.

Cuando un individuo aparentemente lo tiene todo, no siente la necesidad de mejorar y crecer; para qué esforzarse, para qué sudar, para qué trabajar, para qué hacer, si todo está bien. En situaciones así es muy fácil caer en una posición cómoda, y estas disque posiciones cómodas son el peligro más grande al que nos enfrentamos en esta vida.

Todo el mundo quiere evitar el fracaso, nadie quiere perder, pero cuando esto llega, lo mejor es aceptarlo lo antes posible y saber levantarse para salir fortalecidos y con la lección aprendida. "El triunfo del verdadero hombre surge de las cenizas del error".

Deseo compartir con ustedes el ejemplo de un atleta famoso, que vivió la experiencia de romperse y después supo sacar a la luz el gran potencial que llevaba en lo mas profundo de su ser.

El es Michael Phelps. Quien después de convertirse en el mejor nadador de velocidad del mundo y lograr una carrera súper exitosa, cae en una crisis existencial, pierde toda motivación rompe la disciplina y deja de entrenar como estaba acostumbrado a hacerlo, y cae en conflictos y abusos de sustancias. En 2009 llegó a ser suspendido por USA Swimming (federación de natación de los EEUU). En octubre de 2014 fue detenido por conducir bajo los efectos del alcohol y la Federación lo suspendió por 6 meses y también decidió que el nadador no compitiera en los Campeonatos del Mundo disputados en la ciudad rusa de Kazán. Phelps pasa por una noche obscura de su vida y después de cruzar por el infierno, surge de su interior la máxima expresión de si mismo, comienza a regresar a su centro fortalecido, encuentra la paz interior, se enamora, se casa con su novia y se convierte en padre. Y este hombre renovado y fortalecido, va a buscar a su antiguo entrenador, le pide su apoyo ofreciendo su total compromiso y a fijarse totalmente a la disciplina y después de entrenar mas fuertemente de lo que jamás lo había hecho este súper atleta se presenta en los Juegos Olímpicos de Rio 2016 y nada mejor que nunca, haciendo historia convirtiéndose el deportista olímpico más condecorado de todos los tiempos, con un total de 28 medallas. Phelps también posee los récords de más medallas olímpicas de oro con un total de (23).

Para lograr salir de ese poso profundo donde posiblemente la vida te pondrá en algún momento es esencial el mantener siempre a la vista el propósito de nuestra vida, el cual podrá actuar como un faro que podamos ver a lo lejos aun dentro de la noche mas obscura.  Sin un propósito claro, la vida no tiene sentido. Sin un propósito claro solo somos una masa que se mueve por la vida, entes que solo nacimos para comer, dormir, ir al baño y tener sexo. El Gran Maestro George Gurdieff, afirmaba que los seres humanos nacemos sin alma y que esta nos la tenemos que ganar en nuestro paso por la vida. La mayoría de las personas llegarán a su final siendo unos desalmados. Esta idea de Gurdieff me gusta y decido pensar que así es. Te invito a a construir una hermosa alma. Y para ello es esencial preguntarnos: ¿Cuál es el sentido de mi vida? ¿Para qué estoy aquí? ¿Qué vine a hacer a esta vida?

Armando Franco

Armando Franco