¡Comparte en tus redes!

¿Amas estar bronceada? ¡Cuidado con la tanorexia!

tanorexiaLlegó esa bonita época del año en la que lo único en lo que pensamos es en estar tirados sobre la arena, disfrutando del sol y la brisa del mar; sin embargo, esa escena tan relajante puede esconder un padecimiento severo.

Como bien sabes, la exposición continua a los rayos solares puede causar daños severos a tu piel, e incluso predisponerte a desarrollar cáncer. Sin embargo, hay gente a la que no le interesan estos riesgos y necesitan mantenerse bronceadas para sentirse bien consigo mismas.

Este padecimiento se conoce como tanorexia, un tipo de dismorfia corporal (alteración de la imagen) que afecta sobre todo a mujeres de entre 17 y 35 años de edad, quienes muestran una necesidad obsesiva por tener un tono de piel más oscuro. Cuando no lo consiguen, experimentan ansiedad y sentimientos de culpa.

El problema es que, al igual que las anoréxicas, quienes padecen tanorexia son incapaces de percibirse como son en realidad. Al verse al espejo, ellas no se ven bronceadas o morenas, sino completamente pálidas, por lo que se exponen por las periodos a la radiación solar.

Cabe señalar que el término tanorexia fue creado por dermatólogos estadounidenses que buscaban describir a un grupo de pacientes que siempre acudían con lesiones en la piel causadas por la exposición al sol, y que, a pesar de ello, continuaban asoleándose.

Debes tener claro que, aunque esta enfermedad se manifiesta claramente con lesiones en la piel y otras dolencias dermatológicas, es un padecimiento psicológico que puede estar asociado a trastornos obsesivo-compulsivos, fobia social y depresión.

Para colmo, cuando los tanoréxicos no reciben su dosis de radiación solar presentan síntomas similares a los que produce la abstinencia de drogas. ¿Por qué? Un estudio del Centro Médico Bautista de la Universidad Wake Forest, en Estados Unidos, explicó que los rayos UVA desencadenan la producción de endorfinas, neurotransmisores que producen euforia y alivian el dolor.

Así que si has notado que esta bronceada se ha vuelto una necesidad con la que no puedes luchar, es necesario que busques la ayuda de un psicólogo y/o un psiquiatra.

 

Si te gusta disfrutar del sol, aquí te damos unas ideas para hacerlo de forma saludable.

Si no sabes cómo elegir el bloqueador solar adecuado para tu piel, haz click aquí.

Para aprender a proteger la piel de tu bebé del sol, haz click aquí.