¡Comparte en tus redes!

La amistad en el trabajo

Luis MendozaLlevo un par de meses tomando un diplomado de Dirección Estratégica de Negocios Empresariales (larguito el nombre), y de los libros que nos dan a leer, aún no me ha tocado uno que hable sobre este tema, pero me vino a colación por que justo hablaba con mi novia sobre manejar las relaciones de amistad en el trabajo.

Lo que he observado, es que para algunas personas les resulta fácil y para otras no lo es.

En mi caso particular, lo más difícil es poder exigir algo del trabajo cuando no se ha cumplido, ya que siento “feo” de poder lastimar a mi amigo(a).

El problema con eso es que entonces el trabajo no se realiza y, cualquiera que haya cometido la falta, incluido yo, nos perdemos del aprendizaje por no darnos retroalimentación. Y el precio lo pagamos todos.

Me imagino que en las empresas familiares esto se vuelve exponencial, y la dinámica familiar invade el espacio laboral. Pero eso será materia de otra publicación.

Primero que nada, en mi opinión, en las relaciones de trabajo y también en cualquier relación de amistad, la comunicación es muy importante. Y por supuesto el hacernos responsables de nuestras acciones.

Por ejemplo, si un amigo(a) (aunque no trabaje contigo) llega a lastimarte, lo mejor es hablar de lo que sentiste, en vez de estar con ideas de cómo es que fue súper malo(a) contigo, asume que no fue a propósito y antes de hablar revisa si algo también hiciste tú para lastimarlo(a). Porque si llegamos echando culpas o haciéndonos los absolutos culpables, créeme, va a ser muy difícil retomar la conexión.

Funciona algo como: “fulanito”, el otro día cuando hiciste esto, me sentí ...., esto me duele por que…., y te pediría de la manera más amable que ...., y yo me comprometo a ….

Y cuando te toca escuchar: ESCUCHAS, en lugar de defenderte. Muchas veces queremos quitarnos la incomodidad de la situación, ya sea porque me lastimaron o porque yo lastimé, y si huimos de esa sensación, termina muuuucho peor.

Y bueno, cuando tienes un tema con un compañero del trabajo ¿qué crees que sería lo mejor? En mi opinión: sirve exactamente lo mismo. Me hago responsable, me aguanto la incomodidad, pido lo que necesito, y me comprometo también con la contraparte.

Entonces, si para un amigo(a) y para un compañero(a) de trabajo aplica lo mismo.

En conclusión, este tipo de comunicación será efectiva cuando tengas amigos en el trabajo. La diferencia, es que habrá más de esas charlas, al menos al principio, y si ambos se hacen responsables y además están comprometidos con sus objetivos, más que ser un obstáculo, será el equipo de trabajo más padre que podrás vivir.

Lo anterior suena fácil, no lo es, requiere esfuerzo y paciencia, pero vale mucho la pena, es muy nutritivo tener a tu amigo(a) cuidándote y cuidándole y sacando lo mejor de cada uno. Da gusto llegar al trabajo con la sonrisa y el apoyo que te brindan. De verdad no tiene precio.

Hay mucho más que decir sobre este tema, espero tener oportunidad de compartir más adelante sobre lo mismo.

Abrazo.

Luis Mendoza