¡Comparte en tus redes!

Amistades sexosas: ¿Se pueden separar las emociones del sexo?

Alessia Di Bari¿Realmente podemos separar las emociones del sexo? La pregunta del millón de dólares. Y la respuesta, en mi experiencia, es no.

Lo real es que cuando estamos con alguien, sentimos. Esto no significa que forzosamente me enamore perdidamente o sienta un amor intenso por esa persona… pero claramente algo despierta en nosotros y si a esto le juntamos que nos vemos medianamente seguido, aunque sea sólo para “pasarla bien”, la cosa –generalmente- se complica.

Lo importante aquí es estar claros con qué nos está pasando y cómo nos estamos sintiendo, para poder observar si en algún momento el acuerdo deja de funcionar para nosotros. Cuando tenemos un(a) fuck buddy, mejor conocido en México como “amigo(a) con derechos”, “amigo(a) cariñoso(a)” ó traducido literalmente: “amigo(a) pa’ coger” es común que alguno de los dos se termine involucrando emocionalmente, enamorando o queriendo algo más que sólo “pasarla chido”. En general esto ocurre porque creemos que podemos separar las emociones del sexo, pero seamos honestos, si ves a alguien con cierta frecuencia porque –claramente- te gusta y te sientes atraído(a) hacia ella, te cae bien, se la pasan retozando de lo lindo en el colchón, etc… es probable que eventualmente –de menos- alguno de los dos quiera algo diferente.

Con todo esto, no estoy diciendo que no se pueda tener este tipo de relaciones, todo lo contrario, creo que funcionan siempre y cuando ambos estén claros con lo que están buscando y sean muy honestos el uno con el otro para poder cuidarse a sí mismos y de pasadita a la otra persona.

Es importante que si decides entrarle, te estés observando continuamente para revisar si el acuerdo sigue funcionando para ti. Date permiso de acomodarlo, tómate tu tiempo, porque a veces confundimos el enamoramiento con las ganas de hacer pipí y puede que sean sólo tus hormonas haciendo de las suyas después de un gran encuentro sexual. En general, no tomes decisiones apresuradas, deja que tome forma y si después de un tiempo (2-3 semanas) te sigues sintiendo igual, tal vez sea momento de hacer algo.

En mi experiencia, si te muestras y eres honesto con la otra persona, las cosas se van acomodando de la mejor manera y la experiencia vale la pena sin importar el resultado final.

Si tienes una amistad así, cuéntame tu experiencia, cómo ha sido para ti. Si nunca la has tenido ¿qué te detiene? ¡Cuéntamelo todo, me encanta saber de ti!

Alessia Di Bari