¡Comparte en tus redes!

Anabólicos y por qué es mejor no usarlos

anabolicosEl deseo de tener un cuerpo atlético u una gran masa muscular, ha orillado a muchos deportistas a utilizar sustancias que incremente su rendimiento. Unas de las más socorridas son los esteroides anabólicos.

Los anabólicos, como comúnmente se les conoce, estás hechos a base de testosterona,  hormona masculina. Pueden encontrarse en diferentes presentaciones, como inyecciones, parches, cremas y tabletas o cápsulas

El problema es que el uso y abuso de los anabólicos provoca severos daños en el organismo. Para que te des una idea aquí te mencionamos algunos:

  • Hormonal (hombre). El abuso de anabólicos interrumpe la producción normal de hormonas en el cuerpo causando disminución en producción de espermatozoides, encogimiento de los testículos, calvicie y desarrollo de senos (ginecomastia).
  • Hormonal (mujeres). Los anabólicos causan la masculinización del cuerpo, por lo que el tamaño de los senos y la grasa corporal disminuyen, la piel se vuelve áspera, el clítoris se agranda y la voz se hace más profunda. En algunos caso, pueden experimentar un crecimiento excesivo del vello y pérdida de cabello.
  • Corazón. De acuerdo con varios estudios, el abuso de anabólicos está asociado con enfermedades cardiovasculares, incluyendo ataques al corazón y al cerebro, incluso en atletas menores de 30 años. Esto se debe a que aumentan los niveles de colesterol y triglicéridos en sangre, sin contar que favorecen la formación de coágulos que lesionan el músculo cardíaco.
  • Hígado. Se sabe que el abuso de anabólicos puedo provocar la aparición de tumores hepáticos, así como de quistes en la sangre del hígado. Esta enfermedad es conocida como peliosis y favorece las hemorragias internas.
  • Piel. Quienes consumen anabólicos tienden a desarrollar acné y quistes en la piel, así como pelo grasoso.

Por si fuera poco, los anabólicos suprimen el sistema inmune, por lo que quienes los consumen tienden a enfermarse con facilidad. Además, se sabe que los adolescentes que consumen estas sustancias frenan su desarrollo físico.