Aprende a comunicarte con tus padres

¡Comparte en tus redes!

Constantemente escuchamos que padres e hijos deben tener una buena comunicación. Todos los especialistas concuerdan en que ésta es la forma más efectiva de evitar que los niños y adolescentes adopten conductas riesgosas.

Probablemente, a ello se debe que los adultos lleven la responsabilidad de establecer los canales de diálogo y comunicación más efectivos. Pero… ¿qué papel juegan los hijos en esta dinámica?

A pesar de que durante la infancia hayan sido muy apegados a sus padres, por alguna extraña razón, al llegar a la adolescencia aparece un muro que impide a los hijos confiar en sus progenitores y contarles lo que ocurre en su día. Obviamente, tampoco comparten con ellos sus dudas e inquietudes.

Para derribar ese muro, hemos decidido reunir los mejores consejos para que aprendas a comunicarte con tus padres:

  • Persona. Recuerda que antes de ser tus padres, ellos tuvieron una vida en la que seguramente se enfrentaron a problemas parecidos a los tuyos. Escuchar sus vivencias, podría ahorrarte muchos dolores de cabeza. También debes tener presente que son seres humanos y pueden cometer errores, el hecho de que tengan hijos no los hace infalibles.
  • Empatía. La próxima vez que tu mamá o tu papá te desesperen y quieras gritar porque “quieren controlar tu vida”, trata de ponerte en su lugar y piensa qué harías si fueras tú quien tuviera que criar a un hijo.
  • Tiempo. Tal vez pienses que pasar una tarde con tus padres es una forma segura de morir lentamente de aburrimiento, pero si te das la oportunidad de compartir tiempo juntos, seguramente descubrirás que tienen más cosas en común de las que imaginas. No es necesario que emprendan una gran aventura, pueden ir al cine, al futbol o a jugar boliche.
  • Claridad. Cuando hables con tus padres debes ser lo más claro y directo que puedas. Esto evitará muchos malentendidos. También es importante que no les mientas y ocultes las cosas, pues cuando ellos se enteren (no importa cuánto lo escondas, ¡siempre se enteran!) sentirán que no pueden confiar en ti y te controlarán más.
  • Oportunidad. Tal vez creas que tienes suficientes amigos y que no necesitas contarles a tus papás que te gusta una chava o que te peleaste con tu novia. Pero si les das la oportunidad, tal vez te sorprendan. Suelen tener una percepción más amplia de las cosas, por lo que sus opiniones serán más objetivas que las de tus amigos.

Sobre todas las cosas, recuerda que tus padres siempre estarán a tu lado y que sólo quieren lo mejor para ti.