¡Comparte en tus redes!

Aprende a frenar las hemorragias nasales

hemorragianasalSeguramente, te asusta ver que a tu hijo le sale sangre de la nariz, pero no hay muchos motivos para que te preocupes. Las hemorragias nasales son comunes en los niños de tres a 10 años; la mayoría de los casos no son motivo de alarma y suelen para por sí solas.

Si es la primera vez que a tu hijo tiene una hemorragia nasal, tranquilízate, aquí te decimos cómo parar el sangrado:

  • Sienta al niño e inclina su cabeza ligeramente hacia adelante.
  • Como si fueras a pellizcarlo, presiona suavemente la parte blanda de la nariz, justo debajo del hueso central de la nariz con un pañuelo de papel, toallita o paño limpios.
  • Debes aplicar presión durante 10 minutos para que el sangrado pare, si sueltas su nariz antes de tiempo, la hemorragia comenzará nuevamente
  • Es importante que no incliness la cabeza de su hijo hacia atrás. Esto haría que la sangre bajara por la parte posterior de su garganta y provocarle náuseas, tos y/o vómitos.
  • Al frenar el sangrado, pídele que descanse un rato.

Aunque la mayoría de los sangrados nasales se deben a resequedad en el ambiente o a que el niño se pica la nariz, es importante que lo lleves al pediatra si:

  • Tiene hemorragias nasales frecuentes.
  • Comenzó a tomar un medicamento nuevo.
  • Puede haberse metido algo en la nariz.
  • Tiende a hacerse moretones con facilidad.
  • Sangra fácilmente y con abundancia cuando se hace heridas pequeñas.
  • Le sangran las encías u otra parte del cuerpo.

Recuerda que, si la hemorragia se presenta después de recibir un golpe en la cabeza, el pequeño deber ser llevado al hospital. Esta medida también se aplica si el sangrado está acompañado de mareo o debilidad, y si después de intentarlo en dos ocasiones, es imposible detenerlo.

Prevención

Dado que la mayoría de las hemorragias nasales infantiles son provocadas por hurgarse la nariz o por irritación por el aire seco, aquí tenemos unas ideas que te ayudarán a prevenir que a tu hijo le sangre la nariz:

  • Córtale las uñas para evitar que se lastime
  • Utiliza un nebulizador nasal salino para mantener húmedo el interior de la nariz de tu hijo.
  • Humidifica el ambiente de casa con un vaporizador.
  • Asegúrate de que use un equipo protector o de seguridad adecuado cuando practique deportes en los que podría lesionarse la nariz.

Como puedes ver, las hemorragias nasales son alarmantes, pero fáciles de tratar.