Aprende a hacer leche de almendras

¡Comparte en tus redes!

Aunque la leche es fuente de calcio y otros nutrientes, conforme vamos creciendo, nuestro organismo pierde la capacidad de asimilar la lactosa; de ahí que muchos adultos eviten consumir esta bebida de origen animal.

Afortunadamente, existen las leches vegetales que no sólo no contienen lactosa, sino que son bajas en calorías y le aportan grandes beneficios al organismo. La mejor parte es que puedes preparar estas bebidas en casa y así asegurarte de que son cien por ciento naturales.

Una de estas bebidas es la leche de almendras, un lácteo vegetal que puedes disfrutar solo o combinado con otros alimentos.

Al ser rica en vitaminas, minerales y proteínas, esta bebida puede ser consumida por niños y adolescentes en crecimiento. También se recomienda que la consuman personas con colesterol y triglicéridos altos, pues su fibra ayuda a regularizar la concentración de estas sustancias en el organismo.

De hecho, muchos deportistas prefieren beber leche de almendras después de someterse a un entrenamiento intenso, pues esta bebida contiene una cantidad significativa de potasio que favorece la recuperación de los músculos.

A diferencia de la leche de origen animal, la de almendras es baja en calorías, no contiene gluten ni lactosa, además de que es libre de conservadores.

Seguramente, habrás visto en el supermercado diferentes marcas de leche de almendras; sin embargo, siempre es mejor que la hagas tú misma. Te garantizamos que es un proceso sencillo.

Ingredientes

  • 1 taza de almendras crudas
  • 3 tazas de agua
  • Esencia de vainilla o canela

Preparación

  1. Durante 5 horas, remoja las almendras en un recipiente con agua.
  2. Transcurrido ese tiempo, cuela las almendras y colócalas en la licuadora con las 3 tazas de agua. Añade la esencia de vainilla o canela.
  3. Licua todo hasta que las almendras queden bien trituradas.
  4. Utiliza un colador de tela para eliminar todos los grumos que quedaron.
  5. Guarda la bebida en un frasco de cristal con cierre hermético.

¡Tu leche de almendras está lista!