Aprende a hacer un filtro de agua casero

¡Comparte en tus redes!

¿Cuánto gastas a la semana en garrafones y botellas de agua purificada? ¿Has considerado instalar un filtro, pero crees que necesitarás invertir una fuerte cantidad para hacerlo? La solución a tus problemas está en tus propias manos.

Hacer un filtro de agua casero es más fácil de lo que imaginas. Además de que es realmente económico, pues no necesitas muchos materiales. Sigue leyendo para que descubras cómo hacerlo.

Para construir tu propio filtro de agua necesitarás:

  • Botella de plástico con tapa. Puedes emplear algún envase de refresco de 2 o 3 litros.
  • Cúter
  • Piedras pequeñas y medianas
  • Carbón activado (Puedes conseguirlo en farmacias o tiendas naturistas)
  • Arena fina
  • Grava

El procedimiento es muy sencillo, así que presta atención:

  1. Corta la base del envase de refresco. Para mayor precisión, te recomendamos que uses una regla y marques 2.5 centímetros por encima del fondo de la botella. Utiliza el cúter para hacer el corte a esa altura.
  2. Lava perfectamente la botella de plástico. Debes usar detergente y jabón antibacterial para que el envase pueda ser usado para purificar agua. Asegúrate de enjuagarlo bien. No querrás que tu agua sepa a jabón.
  3. Recuerda lavar y desinfectar las piedras antes de que las uses.
  4. Cuando el envase esté completamente seco, comenzarás a colocar los otros materiales por capas.
  5. En primer lugar, pondrás 8 centímetros de piedras medianas. La siguiente capa, de 5 centímetros de altura, será de piedras pequeñas.
  6. Agrega una capa de 1.5 centímetros de grava, para después poner la misma cantidad de carbón activado.
  7. La siguiente capa medirá 1 centímetro y será de grava. Ésta será cubierta por 3 centímetros de arena fina y luego por otros 3 centímetros de grava.
  8. Por último, vas a colocar 5 centímetros más de piedras pequeñas.

El funcionamiento del filtro es muy sencillo. Sólo tienes que poner un recipiente en la parte inferior, justo donde está la tapa del envase. Para mayor practicidad te recomendamos que fijes el filtro a la pared, con ayuda de algunas bandas y clavos.

Una vez que esté todo acomodado, retira la tapa del envase-filtro y vierte agua en la parte superior. Al atravesar las diferentes capas, el líquido se irá purificando, por lo que llegará al recipiente limpia y lista para consumirse.

La clave para que el filtro purifique está en el carbón activado, pues atrapa los compuestos orgánicos presentes en el agua.

¿Te funcionó esta idea para tener tu propio filtro purificador de agua?