¡Comparte en tus redes!

Aprende a hacer un torniquete

torniqueteTener hijos implica desarrollar varias profesiones al mismo tiempo. Lo mismo eres chef, que decoradora, diseñadora o psicóloga; sin embargo, los conocimientos de enfermería son los que debes dominar a la perfección.

Una de las técnicas que debes conocer a la perfección es la de hacer un torniquete. ¿Sabes hacerlo? No te preocupes, aquí te decimos cómo.

Comencemos por mencionar que los torniquetes son bandas ajustadas que se colocan en brazos o piernas para controlar o detener la pérdida de sangre. Colocarlo a tiempo puede salvar la vida de una persona; sin embargo, debe usarse la técnica correcta, de otra manera puede provocarse la muerte del tejido y la amputación del miembro.

Los pasos que debes seguir para colocar el torniquete son:

  • Recuesta a tu hijo, o a la persona herida y busca el lugar en el que está sangrando.
  • Recuerda que los torniquetes sólo funcionan en brazos y piernas. Las lesiones en la cabeza y el torso requieren otro tipo de cuidados.
  • Con una gasa o un pedazo de tela limpia aplica presión sobre la herida para promover la coagulación. Si el vendaje se empapa de sangre y ésta no deja de fluir, coloca otra capa, pero no retires el primero, pues harás que aumente el sangrado.
  • Deberás colocar el torniquete sólo en los casos en los que no se logre detener el sangrado al aplicar presión.
  • Busca algún objeto largo, fuerte y flexible para atarlo alrededor de la extremidad lesionada. Las mejores opciones son las corbatas, pañuelos, cinturones de cuero, tiras de una mochila, camisas de algodón y calcetines largos.
  • Para que el torniquete afecte la menor cantidad de piel, debes buscar un objeto que tenga por lo menos 2.5 centímetros de ancho, y de 5 a 7.5 centímetros de largo.
  • Coloca el torniquete alrededor de la extremidad lesionada, entre la herida y el corazón. El objetivo es cortar el flujo constante de sangre en las arterias. Específicamente, el torniquete debe estar a una distancia de 5 a 10 centímetros del borde de la herida.
  • Jamás coloques el torniquete sobre la herida porque no interrumpirás el flujo de sangre en las arterias.
  • Si la herida está debajo de alguna articulación (como la rodilla o el codo), coloca el torniquete encima de ésta.
  • Para que el torniquete no dañe la piel debes colocarlo sobre la ropa del niño.
  • Envuelve el torniquete varias veces alrededor de la extremidad lesionada y mantenlo lo más plano posible. Esto evitará que se corte o dañe algún tejido.
  • Para controlar mejor el flujo de sangre es necesario emplear un palo de plástico o madera de al menos 10 centímetros de largo. Éste será tu mecanismo de torsión. Para colocarlo debes hacer un nudo con el torniquete y antes de que lo asegures pondrás el objeto rígido en la parte superior. El objetivo es que puedas girar este artículo para lograr que el torniquete quede más justo y la sangre deje de fluir.
  • En cuanto termines de poner el torniquete deberás llevar a tu hijo al hospital para que reciba la atención médica necesaria. Recuerda que esta técnica de primeros auxilios es una solución temporal.
  • La herida debe tratarse directamente y a la brevedad posible. No debe usarse el torniquete durante mucho tiempo, pues la falta de sangre provoca la muerte del tejido. Aunque cada persona es diferente, se dice que no puede usarse un torniquete por más de dos horas, ya que comenzarán a producirse lesiones neuromusculares y necrosis. Si se llega a este punto, será necesario amputar la extremidad.

Por último, te recomendamos que mantengas la herida lo más limpia posible y que una vez que coloques el torniquete, no lo aflojes, pues podrías provocar un sangrado mayor.