¡Comparte en tus redes!

Aprende a lidiar con tus compañeros de trabajo

Convivir con otra persona nunca es sencillo, sobre todo porque no tenemos los mismos hábitos y costumbre. El mejor ejemplo de esta situación es lo que se vive a diario en todas las oficinas del mundo. ¿O nos vas a decir que jamás has tenido un conflicto con algún con un compañero de trabajo?

Lo cierto es que, aunque puedes tener una mejor relación con unas personas que con otras, la convivencia diaria en la oficina determina el ambiente y la forma de trabajar, lo cual incide directamente en tu productividad.

Con base en ello podemos decirte que la mejor manera de elevar tu rendimiento y eficiencia laborales es mantener una buena relación con todos tus compañeros de trabajo. Sí, lo sabemos. Decirlo es más fácil que hacerlo, pero el secreto para lograrlo es la empatía.

Para facilitarte las cosas, tenemos algunas sugerencias que pueden ayudarte a lidiar con tus compañeros de trabajo:

  • Interés. La mejor manera de tener una buena relación con tus compañeros de trabajo es mostrando interés por sus gustos y aficiones. Si sabes que son aficionados al futbol o algún tipo de películas en especial, pregúntales su opinión sobre el último juego de su equipo favorito o la cinta que se estrenó la semana pasada. Sólo ten cuidado de no sobrepasar la delgada línea que divide la curiosidad de ser chismoso.compañeros de trabajo ok
  • Espejo. A la hora de entablar una conversación con tus compañeros de trabajo, olvídate de dar juicios u opiniones. Escucha atentamente lo que dicen, interpreta sus ideas y usa tus propias palabras para repetir el mensaje que acaban de dar. Tal vez creas que sólo les estás dando por su lado, pero al actuar como un espejo permites que se abra el canal de comunicación y facilita que más adelante puedan tener una plática más sincera y franca.
  • Entiende a tus compañeros. Procura identificar la naturaleza y personalidad de cada uno de tus colegas. Analiza si los comentarios que hacen reflejan que tienen un verdadero problema contigo, o son su manera de interactuar con la gente. En cualquiera de las situaciones procura no quejarte con los demás, pues ello sólo tensará más la situación. Si la situación sigue creciendo, habla directamente con la persona en cuestión y exprésale tu malestar. La última instancia a la que debes acudir es a tu jefe. Llegados a ese punto trata de ser claro sobre cómo el comportamiento del sujeto en cuestión afecta el desempeño y productividad de la oficina.
  • Jefe. Si te toca vivir el terror de llevar una mala relación son tu superior, olvida la empatía y actúa de manera inteligente. Identifica qué tipo de jefe tienes: abusivo, mal comunicador, voluble, saboteador, etcétera. Esto permitirá que enfrentes la situación de forma objetiva. También es importante que analices tu desempeño y pongas el doble de esfuerzo para cumplir con tus obligaciones. Así no darás oportunidad de que la convivencia empeore.

Ten presente que una mala relación con tus compañeros no sólo influye en tu desempeño profesional, sino que puede afectar tu salud y vida personal. De ahí la importancia de mejorar la convivencia. Además, ¿quién quiere pasar ocho horas diarias con personas a las que no tolera?

Verónica Uriega