¡Comparte en tus redes!

Aprende a distinguir entre conducta e identidad

Armando FrancoSeguramente en muchos momentos has escuchado expresiones como éstas y en otros momentos probablemente tú las has realizado: “Él es un Alcohólico, Ella es una Adicta, Eres un Tonto, El es un Estúpido… Etc.” En este tipo de expresiones queda claro que se está confundiendo la identidad: “El, Ella, Es, Eres”. Con la conducta: “Tontería, Estupidez, Adicción”. El distinguir entre Identidad y Conducta es algo tan profundo e importante que decidí en este momento aclarar la distinción. Para comenzar les propongo a partir de hoy el mantener en mente la siguiente presuposición:El individuo es siempre valioso, lo que puede ser cuestionado son sus comportamientos”.

Un individuo puede cometer un error y equivocarse, pero esto no lo hace un estúpido, una persona puede estar atrapado en una conducta de adicción al alcohol, pero definitivamente no es correcto llamarlo alcohólico, el alcohol y el, no son lo mismo; él es una persona valiosa que presenta una conducta adictiva al alcohol de la cual no ha podido escapar.

Existe un programa llamado “Alcohólicos Anónimos” “AA”. El cual durante más de 80 años ha sido un gran apoyo para las personas adictas y que ha apoyado a miles de personas por todo el mundo a salir de la prisión del consumo del alcohol. Dicho programa es muy valioso y a demostrado su efectividad para lograr el objetivo que se proponen. Si pudiera recomendarles algo para mejorar su exitoso programa sería el hacer esta distinción entre Individuo y comportamiento, ya que ellos no lo hacen.

La identidad es lo que somos, en cambio las conductas son lo que hacemos. Las conductas son algo mucho mas fácil de cambiar que la identidad. Por ello a partir de hoy ten mucho cuidado en los comentarios que le hagas a una persona después de ver el resultado de sus acciones. Ya que lo que tú le digas le podrá impactar a este individuo a muy diferentes niveles de profundidad e importancia.

Pongamos este ejemplo en la educación escolar: En un examen de matemáticas, el estudiante se equivoca en 6 operaciones de 10. A lo cual el profesor responde diciéndole: “Eres un Tonto. No entiendes nada.”. esta declaración puede llegar a tener un impacto negativo y poderoso en el estudiante, ya que es una declaración a nivel de identidad. Y comentarios como éste pueden provocar que este estudiante haga suya la declaración de su profesor y a partir de este momento, dichas declaraciones se apoderen de esta identidad. “Soy un tonto, no entiendo nada”. Un buen formador dividiría la conducta equivocada del individuo y le diría al estudiante: Tu eres alguien muy inteligente, pero te distraes y no pones atención. Te equivocaste en estas operaciones.”

Si la conducta esta mal, entonces la podemos modificar hasta convertirla en correcta. En cambio, si la persona llega a creer que es un tonto o un estúpido; lo será en todos los contextos en los que realice conductas.

Ojalá este artículo les ayude a partir de hoy a cuidar mas sus expresiones y los mensajes que comunicamos a otras personas. En la formación de nuestros hijos esto es esencial para la construcción de una poderosa identidad que sea capaz de enfrentarse a dificultades y modificar conductas nocivas en las que podamos caer.

Seamos duros con las conductas, y benevolentes y amorosos con los individuos. Si tienes que castigar a tu hijo por un mal comportamiento o violar las reglas de la familia, hazlo, con total firmeza, dejando claro que esa conducta fue estúpida e inaceptable, pero que él o ella como individuos son valiosos y que deben de entender por qué esa conducta no es correcta o aceptable y que a partir de hoy tienen que erradicar está y jamás volverla a cometer.

Recientemente he estado trabajando con una institución de educación media superior. Y continuamente enfrentan problemas de adicción a drogas y alcohol de sus estudiantes. En repetidas ocasiones se ha encontrado a muchachos (as), drogándose en los baños de las escuelas. Lo cual de inmediato genera un castigo de suspensión de la escuela por un cierto periodo de tiempo. En la intervención que he realizado con ellos he hecho mucho hincapié en hacer una distinción entre la conducta inaceptable y el individuo siempre valioso, y en que las decisiones que se tomen, se basen en una intención amorosa, de proteger las reglas de la escuela y el ejemplo para el resto de los individuos y al mismo tiempo, ayudar a un muchacho atrapado en su adicción que esta lanzando gritos ahogados, desesperados de auxilio.

Recuerda:

El individuo es siempre valioso, lo que puede ser cuestionado son sus comportamientos”.

 

Armando Franco