¡Comparte en tus redes!

Aprende a escoger tus peleas

LeopiAunque es un consejo viejo y trillado y aunque es algo que podría ser hasta obvio, hoy te voy a explicar por qué es tan importante aprender a hacer esto. Atención niños, la clase va a comenzar. Viene el decálogo de Leopi para que las peleas no acaben con nuestras relaciones.

  1. Baja el nivel de interés. Siempre debes de pensar que al haber una pelea el nivel de interés que tiene la otra persona en ti, va a bajar. Si estás en fase de ligue y conquista, hay que pensar muy bien en que casos vale la pena arriesgar todo el marketing y en cuales de plano mejor nos tragamos el enojo con un antiácido previo.
  2. El diablo está en los detalles. Las peleas van haciendo pequeñas grietas en las relaciones, si acumulas suficientes grietas se puede hacer un hoyo o peor aun se puede partir todo en mil pedacitos y ahí si va a estar difícil salvar la cosa, ni con kola loka.
  3. Ubica tu lugar. Si aún no son novios no puedes armar una pelea porque la otra persona salga con más personas, porque esté en línea, porque no pueda verte, porque tenga viajes con [email protected], por fotos con otras personas, vaya ni siquiera porque aún tenga conversaciones con ex´s. Todo eso se negocia cuando ya hay un contrato de noviazgo / fidelidad / exclusividad.
  4. Queden claros. Si ya son novios, para evitar peleas, hagan un acuerdo / contrato de noviazgo (como si fuera un contrato de trabajo) dónde estipulen cuales son los derechos y obligaciones de cada uno de los involucrados. En ese mismo acuerdo sería buena idea que se aclare todo: comportamientos en chat, redes sociales, otras personas, ex´s, familia, tiempos de convivencia, vaya hasta penalizaciones por incumplimientos de contrato. Firme aquí.
  5. Dale tiempo. Aprende si tu pareja es de las que necesita enfriarse después de un coraje y prefiere hablar unas horas o días después, o si es de los que siempre quiere arreglar las cosas en caliente y rapidito, así será más fácil lograr reparar el daño.
  6. No a la violencia. Jamás grites, insultes, golpees, amenaces ni saques cosas de otras peleas. Se inteligente, si de por sí pelear va a afectar negativamente tu relación, no le eches más leña al fuego ¡por Dios!.
  7. Saber cuándo ceder. En algunos casos, si tu pareja pierde la cordura, será buena idea aceptar culpas que no sean tuyas o hacer lo que tengas que hacer para parar un pelea, piensa: ¿Qué es más importante, tener la razón y ganar el argumento, o que la relación de desquebraje lo mínimo posible? Exacto.
  8. Los buenos recuerdos ayudan. Si pasa algo malo y te quieres pelear, recuerda primero por qué estas en esa relación, acuérdate de las cosas buenas antes de decidir empezar los sombrerazos (metáfora).
  9. Busquen ayuda. Si de plano la cosa están fuera de control pidan ayuda, un mediador, un terapeuta, alguien objetivo que pueda aconsejarles.
  10. Hay que saber con quién. Siempre recuerda las sabias palabras de Molotov: “No se pelien men, no se pelien, para poder peliarse hay que saber con quién men”

Leopi

Leonel Castellanos