¡Comparte en tus redes!

Aprende a hablar en el lenguaje de tu pareja

Aprende a hablar en el lenguaje de tu pareja

Aprende a hablar en el lenguaje de tu pareja

Casarse es uno de los acontecimientos más felices de una pareja, pero conforme van pasando los años en muchos matrimonios se va perdiendo ese amor que tanto se profesaron durante el noviazgo.

Uno de los problemas de las parejas es prestar más atención en "lo que el otro puede hacer por mí" que en "lo que yo puedo hacer por mi pareja", el egoísmo es una de las causan que provocan distanciamiento entre marido y mujer.

SABIDURÍA QUE AYUDA: De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), de cada centenar de matrimonios que se realizan en México, 18.7 por ciento se divorcian, más del triple respecto a los 4.9 por ciento de separaciones que se registraban en 1993. Además, en promedio, la duración de tal vínculo social es de apenas 13.5 años.  

La experiencia matrimonial no es perfecta, es más bien una serie de retos que la pareja debe afrontar en equipo, desde luego que habrá cosas en las que una de las partes no esté de acuerdo. Cuando lleguen las diferencias es prudente tratar de ponerse en el lugar del otro, entender su postura y procurar entender las cosas desde su perspectiva. Obviamente, por muchos años que lleven juntos, esposo y esposa siempre tendrán su punto particular de vista, generalmente basado en la educación que recibieron por parte de sus padres. Todos hablamos un lenguaje de amor diferente, que aprendimos desde la infancia, pues cada persona proviene de un hogar y educación diferentes. Es obvio que tu lenguaje será distinto al de tu pareja.

Todas las parejas enfrentan el reto de seguir regando la planta del amor, para lograrlo utiliza el diálogo, pregunta a tu pareja qué opina respecto a tal o cual cosa y tú también expón tu punto de vista, hablar te permitirá comprender a tu pareja y te dará la oportunidad de ser comprendida(o). La muerte de un matrimonio se origina por la incapacidad de apoyar a tu pareja.

Platiquen constantemente, dense muestras de afecto, háblense con ternura, respeten diferencias, muéstrense admiración y compréndanse. Ceder en una discusión es ganar.