¡Comparte en tus redes!

Aprende a preparar la primera papilla para tu bebé

Apapilla_bebehora que tu bebé tiene seis meses de vida, ha llegado el momento de que modifiques ligeramente su dieta. En vez de alimentarlo exclusivamente con leche materna, deberás darles papillas de fruta y purés de verduras.

Es cierto que en el mercado venden estos alimentos ya preparados, pero siempre resultará más sano y nutritivo el que tú los prepares. Además de que, al hacerlo, te ahorrarás una pequeña fortuna.

Antes de explicarte cómo preparar la papilla, queremos decirte que comenzar con la alimentación complementaria es un gran paso en la vida de tu bebé, pues recibirá las nutrientes naturales que su organismo necesita. Eso sí, no será fácil, pues debe acostumbrarse a nuevos aromas, texturas, sensaciones y sabores.

Más de una papilla o puré le resultarán desagradables, sobre todo porque está acostumbrado al sabor dulce de la leche materna, así que debes ser paciente y no regañarlo cuando escupa alguno de estos alimentos o de plano no quiera ni probarlos.

¡Por cierto! Cada vez que emplees una fruta o verdura diferente, debes prestar atención a cualquier reacción alérgica al nuevo alimento.

Mientras tanto, te daremos un par de recetas de papillas que estamos seguros le gustarán a tu bebé:

PAPILLA DE FRUTAS

INGREDIENTES

  • ½ manzana
  • ¼ pera
  • ½ plátano
  • ½ taza de jugo de naranja

Nota: Recuerda elegir frutas maduras, pues el bebé podrá digerirlas más fácil.

PREPARACIÓN

  • Lava y pela perfectamente las frutas.
  • Retira el centro de la pera y la manzana
  • Córtalas en cubos pequeños.
  • Coloca todos los ingredientes en el procesador de alimentos.
  • Mezcla hasta que todos los ingredientes estén completamente integrados.
  • Para evitar que las frutas se oxiden, debes preparar la papilla justo antes de que se la vayas a dar al pequeño.
  • Si lo deseas, puedes cocer las frutas en agua hirviendo durante 1 o 2 minutos.

 

PURÉ DE VERDURAS

INGREDIENTES

  • 1 zanahoria
  • 1 calabacita
  • 1 papa

PREPARACIÓN

  • Corta las verduras en rodajas.
  • Pon agua en una olla y déjala hervir.
  • Añade las verduras y espera a que se cuezan (de 5 a 6 minutos). Puedes comprobar su consistencia con un tenedor.
  • Retira del fuego y cuela las verduras. No tires el agua donde se cocieron, pues está llena de nutrientes. Puedes emplearla para que el puré no quede tan líquido o bien en una sopa para el resto de la familia.
  • Coloca las verduras en el procesador de alimentos con un poco de agua.
  • Tritúralas y mezcla hasta que estén perfectamente integradas
  • No agregues sal ni otros condimentos al puré.

¿Qué receta le gustó más a tu pequeño?