Aprovecha la sal al máximo

¡Comparte en tus redes!

La sal suele ser satanizada, pues el abuso en su consumo puede provocar graves problemas de salud; sin embargo, este producto es indispensable en la cocina. Los sabores de los platillos no serían el mismo si decidieras omitir la sal en su preparación.

Lo mejor, es que al igual que otros artículos de la cocina, puedes usar la sal en muchas otras áreas de tu casa. Para prueba, te dejamos algunas sugerencias:

  • Plancha. Si después de varios usos la base de tu plancha tiene material pegado, sólo tienes que encenderla y poner la temperatura al máximo. Mientras se calienta, vacía un poco de sal sobre un pedazo de periódico. Cuando la plancha esté caliente, pásala sobre la sal, verás que el material se queda pegado en ella y tu electrodoméstico quedará como nuevo.
  • Huevo. Siempre que este alimento se rompe causa un desastre difícil de limpiar; sin embargo, puedes ahorrar tiempo y toallas de papel si rocías el huevo con sal. Deja que este producto actúe por 15 minutos produciendo un efecto coagulante, con lo que podrás limpiar la mancha fácilmente.
  • Sartenes. A la hora de cocinar, muchos alimentos se pegan y dejan residuos adheridos a la superficie del sartén que son difíciles de quitar. Para lavar fácilmente tu utensilio de cocina, sólo tienes que esparcir un poco de sal en todo tu sartén. Añade agua y espera 10 minutos. Verás cómo estos dos elementos disuelven la grasa y despegan la comida adherida.
  • Fibra. Después de lavar una enorme montaña de trastes, tu fibra queda completamente sucia y llena de grasa. Para que no la tires a la basura y elimines todos los residuos, sólo tienes que ponerla a remojarla toda la noche en un recipiente con agua salada. A la mañana siguiente, tu fibra estará completamente limpia.
  • Tazas. Si eres una bebedora de café recurrente, más de una de tus tazas estarán manchadas con este líquido. Para que queden como nuevas, sólo tienes que poner en cada una de ellas 2 cucharadas de sal con bastantes hielos. Mueve la mezcla circularmente para asegurarte que llegue a todos los rincones de la taza. Déjala reposar por media hora y después enjuágala con agua fría, te encantarán los resultados. Esta técnica es útil para eliminar las manchas de té.
  • Drenaje. Para que no tengas que gastar en productos químicos y tóxicos, puedes preparar tu propio destapacaños con un poco de sal. Sólo necesitas mezclar ¼ de taza de bicarbonato de sodio con la misma cantidad de sal. Vacía la mezcla directamente en el desagüe y después añade una taza de vinagre blanco. La mezcla de estos tres productos provocará una reacción química que irá despejando el drenaje. Para mejores resultados, déjala actuar por 15 minutos y después vierte agua hirviendo para eliminar los residuos.

¿Conoces otros usos de la sal?