¡Comparte en tus redes!

Arranca tu día con actitud y haz esto al llegar a la oficina

arrancar_rutina_oficinaComenzar la jornada laboral, no siempre es tan sencillo como uno quisiera. Sobre todo, después de haber descansado todo el fin de semana. Simplemente, llegas a la oficina y te resulta imposible hacer la transición de la calma al ritmo acelerado de un día en el trabajo.

Para arrancar el día con actitud, los especialistas en capital humano sugieren agregar las siguientes actividades a tu rutina laboral:

  • Proyección. Sin dedicar mucho tiempo a esta actividad, es importante que, al llegar a la oficina, reflexiones sobre las actividades que debes realizar durante la jornada. No se trata de que escribas una lista de pendientes, sino de que puedas identificar cuáles son las tareas que tienen prioridad.
  • Calentamiento. Como debes saber, las posturas que adoptamos para trabar no siempre son las más adecuadas para nuestros músculos y huesos, por ello, te sugerimos que antes de comenzar tus actividades diarias, estires un poco tus músculos. Tal como si fueras a realizar una rutina de ejercicios. Esto evitará que, al salir de la oficina, estés toda engarrotada o adolorida.
  • Equipo de trabajo. Antes de comenzar con tus labores, es importante que te reúnas con tu equipo de trabajo para que puedan identificar cuáles son sus necesidades y actividades a realizar. Toma en cuenta que no es una junta y que la mini reunión no debe durar más de cinco minutos. El objetivo es resolver dudas y acelerar el proceso de trabajo en equipo.
  • Organiza tu espacio de trabajo. Si eres de las que tiene el escritorio todo desorganizado, te sugerimos que quites todo lo que no vas a utilizar ese día. Créenos que tener un espacio limpio será de gran ayuda para cumplir con todas tus actividades.
  • Correo electrónico. Nada mata la productividad de raíz, como revisar el correo electrónico en cuanto llegas a la oficina. Si estás esperando un mensaje importante, sólo debes echar un vistazo a la bandeja de entrada y localizarlo. Lo mejor es establecer un horario definido para leer y contestar tus emails.
  • Teléfono. Recuerda que antes de la computadora, existía el teléfono, por lo que es importante que revises tus correos de voz en el teléfono de la oficina y tu celular.
  • Creatividad. Si eres de las personas que funcionan mejor en las mañanas, es importante que te concentres en las tareas que requieren de toda tu creatividad y capacidad intelectual.
  • Diversidad. Para que no termines atrapada en la monotonía de tu rutina diaria, debes hacer las cosas de forma diferente. De vez en cuando, cambia la oficina por una cafetería u otro espacio en el que puedas trabajar de forma remota, y que te permita tener una perspectiva diferente.

Y sí, como no todo en la vida es trabajo. Necesitas tomar un descanso a media mañana. Esto te permitirá relajarte, recargar energía y cumplir con el resto de la jornada laboral.