¡Comparte en tus redes!

El arte de la seducción

Armando Franco¿Qué es la Seducción?

Hay miles de definiciones de seducción, en realidad la seducción es el proceso en el que una persona persuade e impacta emocionalmente en otra con el objetivo de atraerla.

La capacidad de seducir, es sumamente escasa. La gran mayoría de personas son neófitas en este arte, cuando han logrado “ligarse” a alguien que les ha gustado lo hicieron con mucha ayuda de los dioses del romance.

También sucede en innumerables ocasiones el que una persona que duró mucho tiempo al lado de su pareja, en el momento que su relación se rompe y vuelve a sentir la necesidad de conocer y relacionarse con alguien más, les cuesta mucho trabajo hacerlo, quisieran contar con el maravilloso poder de seducir para “ligarse” a esa persona que les está atrayendo y experimentan una gran ansiedad y frustración al no saber cómo hacerlo. Continuamente me preguntan: ¿Armando, tienes algún curso en el cual me puedas enseñar la magia de la seducción? Y mi respuesta es no; por esa razón decidí escribir este artículo que espero sea de gran utilidad para muchos de ustedes.

Es importante ser conscientes de que antropológicamente el hombre tiene la tendencia natural de ser el cazador, por lo cual en el tema del “ligue” sería importante reconocer que por lo general el hombre es el que propone las opciones y la mujer es la que toma la decisión de con cuál opción se queda. Aunque también es cierto que con esto de la revolución sexual y el feminismo, hay mujeres que tratan de invertir los roles y quieren ser ellas las cazadoras, pero temo decirles que si la intención de estas cazadoras es el conseguir una pareja estable, más allá de una calentura ocasional o un acostón, esta estrategia no les funcionará, ya que inconsciente e instintivamente al hombre no le gusta sentirse presa y ser cazado, por lo cual después de conseguir lo que busca sexualmente el hombre huirá.

Definitivamente las estrategias para conseguir una pareja tanto de hombres como de mujeres debe ser diferente. No se “liga” igual a un hombre que a una mujer.

Para una mujer el “ligue” es mucho más fácil. De entrada te recomiendo el evitar vestirte como monja, si tu intención es atraer a un hombre que pueda llegar a ser una buena pareja para ti. Vístete con ropa que te haga lucir bien y que muestre un poco de tus cualidades físicas, asegúrate que tu vestuario comunique el mensaje correcto que deseas. Y cuando localices a alguien que podría ser una buena opción para ti, lo único que tienes que hacer es buscar el contacto visual; ya que lo hayas logrado mantenlo unos segundos y simplemente regálale una sonrisa coqueta, después de unos segundos poco apoco evade la mirada, de vez en cuando repite lo mismo una y otra vez, eso será suficiente para que un buen postor se acerque a ti queriendo conocerte.

Ya seas hombre o mujer, te recomiendo que cuando te acerques a alguien que te guste, no tengas en mente el pensamiento de “te quiero ligar”, ya que por extraño que parezca, el ser tan obvios nos hará perder todo el atractivo. Si la persona siente que a como dé lugar tú quieres venderle algo, pensará que lo que tratas de vender en realidad no tiene ningún valor o que sólo quieres usarla para satisfacer tu deseo sexual y después botarla. Te recomiendo siempre llevar en mente el pensamiento de “Me interesa conocerte”. Debes transmitir el que esta persona no te tiene con total seguridad, sino que también debe de buscar el ser atractiva para ti.

Escucha con atención a la otra persona e inicia una comunicación para descubrir si te estimula a seguir el juego de la seducción o no, si la respuesta es no, no pierdas el tiempo y considera que las opciones posibles y disponibles son enormes.

El hombre tiene una tarea mucho más complicada. Es importante tomar consciencia que desde la época de las cavernas, cuando una mujer piensa en la posibilidad de un encuentro sexual con un hombre, siempre cabe la posibilidad de quedar embarazada, por lo cual inconscientemente la mujer es mucho más precavida y pondrá muchos filtros para protegerse de los cazadores llamados hombres.

En lo primero que tienes que trabajar es en la seguridad en ti mismo. A las mujeres inconscientemente, aunque no les guste reconocerlo, les atrae el poder; ya sea económico, sexual o de cualquier tipo. Entre más seguro te muestras ante ellas más atractivo les parecerás, ya que les despertarás una curiosidad innata de descubrir en base a qué eres tan seguro. Es importante comprender que no se puede transmitir lo que no se tiene, si tratas de actuar la seguridad pero no la sientes, te mostrarás incongruente y no serás atractivo para la otra persona. Por lo cual es esencial que trabajes en tu desarrollo personal.

Y por ultimo recuerda que como en todo en la vida, la práctica hace al maestro. Entre más practiques te irás sintiendo más seguro y más cómodo y como consecuencia te convertirás en un seductor más interesante y atrayente.

Armando Franco