¡Comparte en tus redes!

#Atención El consumo de drogas y sus efectos en el organismo

drogasPor muy “divertido” que te pueda resultar el consumir drogas de vez en cuando, debes entender que usar estas sustancias conlleva un riesgo. No se trata de un macabro plan de los adultos (padres, maestros, médicos y autoridades) para que te aburras y no goces de la vida.

De entrada, debes saber que el consumo ocasional de estas sustancias puede convertirte en adicto en poco tiempo. Y no, la adicción no se limita al mero hecho de que no puedas dejar de tomarla. En realidad, es una enfermedad que altera la estructura y funcionamiento de tu cerebro haciéndolo dependiente a esa droga.

Cuando ya has desarrollado una adicción, no es fácil recuperarse. En cuanto intentas dejar de consumir drogas, tu cuerpo presenta el llamado síndrome de abstinencia, provocando una serie de reacciones físicas y psicológicas, como ansiedad, depresión y hasta pérdida progresiva del control emocional.

Para dejar las cosas más claras, aquí te enlistamos algunas posibles consecuencias del consumo de drogas:

  • Deterioro del sistema nervioso central. Estas sustancias alteran el funcionamiento del sistema nervioso. En casos severos de adicción llegan a presentarse problemas de coordinación, lenguaje y percepción sensorial.
  • Aumenta la probabilidad de adquirir graves enfermedades. Dependiendo de la droga que uses, puedes presentar trastornos vasculares, cirrosis, daño renal y hepatitis, por mencionar sólo algunas de estas enfermedades, ¿vale la pena?
  • Esquizofrenia. El uso y abuso de estupefacientes provocan la pérdida de neurotransmisores y de diferentes funciones del cerebro. Muchos adictos llegan a presentar esquizofrenia y episodios de paranoia.
  • Sistema inmunológico. Muchas de las drogas que se consumen atacan directamente al sistema inmunológico, debilitando el organismo. De ahí que los adictos sean más susceptibles a contraer alguna enfermedad.

Y si todo eso no te parece suficiente, no olvides que el consumo de estas sustancias altera tu mundo por completo, desde tus finanzas hasta tus relaciones personales, familiares y laborales. ¿En serio vale la pena arriesgar tanto por uno minutos de “diversión”?