¡Comparte en tus redes!

Alessia Di BariCompasión, la palabra que hoy me hace todo el sentido… sobretodo si me arriesgo a ponerle un auto antes: auto compasión. De esto me gustaría hablarte hoy.

Sí, lo sé ¿Qué tiene que ver esto con el sexo? ¡Mucho! No sé si te ha pasado como a mí, pero si eres de mi equipo, esta columna te va a hacer harto sentido.

Yo tiendo a ser muy dura conmigo, todo el tiempo me exijo y siento que lo hago mal, que no soy suficiente, que estoy bien pendeja… y me podría seguir y seguir y seguir. Es algo en lo que llevo trabajando un rato y me he podido suavizar, día con día voy tomando mi valía, pero siempre exigiéndome ser mejor y hacer lo que tengo que hacer para estar y ser mejor persona. Con todo el tema de mi columna –me lastimé hace aproximadamente 6 meses- la enseñanza que yo he elegido tomar, es que bien valdría la pena flexibilizarme conmigo y con la vida… dejar que me sorprenda y darle un respiro a mi control freak interna.

Dado que no escapamos de quiénes somos… ¿Cómo te imaginas que es vivir una sexualidad desde la exigencia? Siempre “teniendo que” ser/hacer/sentir. Quizás te lo estoy poniendo en un extremo, pero es para que te lo puedas imaginar.

Ojalá yo fuera la única que se siente o ha sentido así; en mi experiencia, muchos pasamos por aquí… y la solución es muy sencilla –toda vez que lo logras-, se llama auto compasión. No es otra cosa más que la capacidad de ser suave contigo mismo(a); dirían mis socios, cuando te hables a ti, imagina que le estás hablando a Fran o Ale (mis sobrinas y dos de mis personas favoritas en este mundo). Al principio me sonaba ridículo, pero lo hice y el resultado ha sido increíble. Prueba, créeme valdrá la pena.

Estas últimas 2 semanas y particularmente este último fin de semana he visto el resultado tangible de esto… me permití “fallar” y seguir, sin berrinche, con amor y compasión hacia mí misma.

Imagínate poder hacer esto en la intimidad con otro, no importa si es física, emocional o ambas. El sexo no es perfecto, pero sí puede ser mágico, emocionante, entregado, divertido, auténtico y mucho más.

Mi propuesta para esta semana: practica tu auto compasión, trátate y háblate como lo harías con un niño. Date permiso de “fallar” y ver que sigues siendo valioso y digno de ser amado. La gente –y esto incluye a tu(s) pareja(s)- te quiere por quién eres, igual prueba a vivir desde esta premisa y me cuentas qué tal te va.

Alessia Di Bari

Alessia Di Bari