¡Comparte en tus redes!

Autoestima en reconstrucción

Mariesther Martínez ErozaSe dice que la palabra AUTOESTIMA tomó protagonismo en una etapa terrible para la historia de la humanidad que fue después dela 2ª guerra mundial.

Imagina por un momento cuando se anuncia el cese de la guerra y empieza ese retorno de los sobrevivientes a sus ciudades devastadas, a sus casas destruidas y a tratar de recuperar una vida después de ver los daños que los hombres eran capaces de hacer en contra de otro ser humano. Psicólogos y filósofos de esa época tuvieron que emprender una reconstrucción de la confianza y la esperanza en las personas.

Y ¿qué tiene que ver esa época con tu AUTOESTIMA? Si bien nosotros no vivimos esos horrores más que en películas, seguro hemos vivido nuestras propias batallas. Situaciones y circunstancias de la vida que nos presentan pruebas difíciles de entender y de superar.

Un divorcio, un desempleo, la muerte de un ser querido, una enfermedad, cualquier tipo de pérdida y diversas situaciones que nos dejan devastados, desilusionados y con falta de esperanza en la vida. Es ahí donde la AUTOESTIMA cobra su importancia.

Ante estos sucesos es muy importante seguir los siguientes pasos:

  1. Hacer es un recuento de los daños. ¿Cómo quedó tu corazón, tus emociones, tu salud y tu equilibrio mental después de una vivencia difícil? Tomar los pedazos y ponerlos nuevamente en su lugar.
  2. Encontrar un espacio de reflexión y meditación para asimilar aquello que viviste enfocándote más en lo que sí tienes.
  3. Es importante alzar la voz y pedir ayuda. No estás solo, siempre hay alguien a quien recurrir.
  4. Entender que lo que te sucede siempre es “para algo”. Una lección que aprender y asimilar. Toda pérdida trae consigo una buena lección. Lo que nos sucede no tendría sentido si no lo usamos para crecer.
  5. Si esa lección asimilada te sirve para dar un buen ejemplo a los demás, entonces esa situación se convierte en una misión. Cobra sentido el dolor que viviste si eso sirve para evitar dolor en los demás.
  6. No te compares con los demás. Cada quien carga con sus propias pruebas.

La AUTOESTIMA es el pegamento que une los pedazos de un alma rota. Y el amor y el perdón van sanando esas heridas hasta que dejan de doler.

Es muy importante ante cualquier situación recordar que lo que no nos mata, nos hace más fuertes y nuestras cicatrices también son un mapa de nuestros logros y conquistas.

A nadie se le da una prueba que no sea capaz de enfrentar. Mide el tamaño de tu grandeza por el tamaño de tus pruebas.

Nunca dejes de nutrir tu AUTOESTIMA haciendo una lista de tus cualidades, tus logros y tus pruebas superadas. Y nunca permitas que alguien disminuya tu valor.

AUTOESTIMA significa qué tanto amor, respeto y valor sientes por ti mismo. De qué tamaño es tu capacidad de cuidarte y proteger tu dignidad y amor propio.

Recuerda: Nadie puede lastimarte a menos que tú lo permitas.

¡Reflexiona!

Mariesther Martínez Eroza